16 ene. 2012

NUEVA ENTREVISTA A CONCHA BUIKA HABLANDO DE SU CONCIERTO ESTE FEBRERO EN NEW YORK

 
Chucho Valdés
El concierto, en el que tendrá como invitada a Buika "será una panorámica de todo lo mejor que he hecho hasta el momento, una noche de mucha fuerza" dijo el pianista, quien sostuvo que la cantante española de flamenco y jazz "es un talento increíble".  "Estoy muy feliz de haber hecho un disco con ella", que en 2010 ganó un Grammy Latino por "Mejor Álbum Tropical Tradicional", sostuvo.


Buika señaló por su parte a Efe que tiene muchas ganas de estar nuevamente en un escenario con Valdés "al que no veo hace mucho tiempo" tras la gira que hicieron en Europa promoviendo "El último trago", del que dice le gustan todos los temas, aunque destaca que "'Somos' es fantástico y 'El andariego' muy subliminal".

"Irme de Miami (donde vive) a Nueva York es irme de un calor a otro. Nueva York es una ciudad que da igual la temperatura que haga, cada vez que la piso es de un calor tremendo porque tiene tanta energía, amor y ruido que es impresionante", dijo la intérprete, quien tiene previsto volver pronto al Carnegie Hall con su propio espectáculo.

Recordó que estuvo recientemente en Nueva York junto al conocido percusionista cubano Horacio "El negro" Hernández, quien también se ha destacado en el jazz.
"El maestro Hernández me tiene totalmente colapsada y enamorada, un gran músico. Cuando hay un tambor sonando no me pierdo en el sentir, no me pierdo en el latir, y cuando una persona no se pierde en el latir, no se pierde en el andar, ni en el hablar ni el besar, así que para que siga sonando el tambor, seguiré homenajeando a los maestros tamboreros", señaló.

La cantante, que nació en Palma de Mallorca dice que Nueva York es una "ciudad fascinante" en la que asegura se pierde cuando camina por sus calles.
"Tengo el problema de que como soy de una isla tan pequeña, en una ciudad tan grande siempre me pierdo y nunca sé dónde estoy. Me da la sensación de que molesto a alguien, o me encuentro con que me acabo de girar y le he dado un cocotazo a alguien o que el cigarro de alguien me ha quemado el brazo", dijo entre risas.

"Hasta que uno no aprende a caminar con el pálpito de esta ciudad, uno siente que está perdida. Pero, esté donde esté en la ciudad, siempre siento que estoy en un lugar fascinante, todo me sorprende. Siempre digo que Nueva York es una ciudad de amor y ruido", afirmó.

Fuente: EFE