5 nov. 2010

ENTREVISTA: Buika y su esencia mexicana

La cantante española Buika vive el momento y es que no sabe existir de otra manera. No planea, no tiene esperanzas, odia verse en videos y disfruta al máximo las nuevas experiencias incluyendo el "sexo nuevo y maravilloso".

Las dos veces nominada al Grammy valora y defiende a muerte su libertad como artista. "Es importante todo lo que hacemos, todo lo que yo hago es importante porque es lo que tengo en esta vida, lo que hago", dijo Buika a RUMBO en una entrevista exclusiva donde también admitió que se derrite con la música de grandes como José Alfredo Jimenez, Agustín Lara y Chavela Vargas, entre otros, por la influencia que tuvieron en su vida personal y como artista.

La oriunda de la isla de Mallorca estará en concierto en Houston el viernes 12 de noviembre en el Cullen Theater, Wortham Center, y advirtió que la audiencia debe estar lista para vivir junta a ella una nueva experiencia.

Buika pasa por un gran momento. Acaba de terminar una película que produjo ('De la soledad al infierno'), está trabajando en un disco electrónico, muy pronto saldrá a la venta su nuevo libro titulado 'A los que amaron a mujeres difíciles y acabaron por soltarse' y participó en una película de Pedro Almodóvar con el actor Antonio Banderas.

"Estoy viviendo cosas nuevas y maravillosas, gentes nuevas, amistades nuevas y hasta sexo nuevo y maravilloso. La verdad es que me lo estoy pasando muy bien y con la música desde luego que estoy despertando a referentes muy lindos, me gusta el momento que vivo", agregó la artista.

¿Qué se puede esperar de tu concierto en Houston?

Absolutamente nada, lo digo así de claro, de Buika no puedes esperar absolutamente nada. Yo espero que nadie espere nada de vosotros mismos porque creo que esperar es sinónimo de esperanza y eso es más bien propio de los esperanzados y nosotros esperanza no necesitamos, nosotros necesitamos más bien acción. Yo creo que esperar es complicado. Prefiero encontrarme con lo que me encuentre, ¿no? Aventúrate a salir y experimentar para ver qué puedes sentir. Ahora si te sientas a esperar a que algo vaya ser muy bonito o muy feo luego a lo mejor te decepcionas entonces yo prefiero que no esperemos nada y así respetamos el orden natural de las cosas. No sé que vayan a ver [en el cocierto], yo nunca me veo, yo acostumbro a vivirme pero no a verme.

¿Imaginabas estar en este gran momento en tu carrera?

Yo sinceramente encuentro que todo lo que buscamos en cierta manera desde cualquier otro lugar nos está buscando también y entonces creo que cuando esas dos cosas se encuentran lo que tienen que hacer es gozarse, gozarse mucho. Yo siempre he buscado viajar para poder cantar y para poder seguir y ahora que lo estoy viviendo pues lo estoy disfrutando tanto que no me paro a analizar si lo estoy haciendo bien o mal.

Nos puedes hablar de tu tributo a Chavela Vargas?

Las canciones de Chavela, las canciones del maestro José Alfredo [Jiménez] y las del maestro Agustín Lara lo que hicieron fue venir a ayudarnos a estar en soledad, porque nosotros no nos llevábamos bien con la soledad. Entonces cuando uno escucha las canciones de Chavela, José Alfredo y Lara no le importa estar solo. Encuentro que son personas que nos han ayudado a reconciliarnos con ese sentimiento tan extraño que a veces nos hace tanto daño como es la soledad y eso es digno de agradecer y de honrar

¿Cómo han influido en ti estos artistas mexicanos?

La música de esos grandes maestros está en mi ser. Te pongo un ejemplo: cuando mi padre se fue de la casa cuando yo apenas tenía nueve años nos dijo que iba a comprar algo a la tienda y nunca regresó. Mi madre escondía sus lágrimas detrás de las canciones de José Alfredo y Lara cuando mi papá ya no estaba y tengo que reconocer que mi madre, que nunca ha llorado delante de sus hijos porque éramos muchos y se necesitaba de mucha energía positiva para soportar esa situación, lo que hacía mi mamá era ponerse canciones de José Alfredo y llorar. Me acuerdo que yo decía entre mí 'qué canción tan más bonita, ¿por qué llora mi mamá?'. Después de los años me di cuenta por quién estaba llorando, era por mi padre. Yo realmente a estos grandes compositores les debo la sensación de paz que había en mi casa cuando realmente las cosas estaban muy mal y nosotros como niños ni lo notamos gracias a esa música.

¿Crees que volverán a surgir grandes compositores como ellos?

Yo creo que si escucháramos un poco más con los oídos del corazón y los oídos de la necesidad y no con los oídos del 'show business' nos daríamos cuenta de que no solamente nunca se fueron [los compositores] sino de que siguen estando aquí. Hay grandísimos compositores, lo que pasa es que ahora se puso de moda o de repente emergió la industrialización de los sentires, entonces la magia de algunas cosas no desapareció pero se quedó en letargo y es hora de despertarla en verdad.

Fuente: http://www.impre.com/rumbo

No hay comentarios: