20 nov. 2010

CRÓNICA DEL CONCIERTO EN PUERTO RICO "Maestra Concha Buika cautiva a los puertorriqueños"

Concha Buika durante su concierto en el Centro de Bellas Artes de Caguas. EL VOCERO/Angel Vázquez

Concha Buika durante su concierto en el Centro de Bellas Artes de Caguas. EL VOCERO/Angel Vázquez

“Buenas noches Isla de ensueño”, con estas palabras la maestra Concha Buika inició una velada mágica cargada de emociones y por supuesto, de música. El Centro de Bellas Artes de Caguas se estremeció al escuchar cantar a la recientemente ganadora de un Grammy Latino por mejor álbum tropical tradicional.

La interpretación de ‘Si tu volvieras’, dio una pista de lo que le esperaba a los presentes: sentimiento, altura y mucha intensidad. Su magistral dominio del escenario provocó que los más de 1,500 espectadores se mostraran muy entusiasmados. Algunos se emocionaron casi tanto como ella, quien se distingue por vivirse cada una de las palabras que conforman sus melodías.

Iván ‘Melón’ Lewis en el piano, Fernando Favier a cargo de la percusión y Dani Noel en el bajo, le hicieron campañía a Buika, nacida en Mallorca y de padres africanos. Sus raíces forman parte fundamental de sus intervenciones y acentúan su apariencia sencilla. Canciones como ‘Volver, volver, volver’ y ‘Cruz de olvido’, ambas de Chavela Vargas, hipnotizaron al público. Mi niña Lola, de su disco homónimo, fue una de las más apaludidas.

La cantante, quien confesó ser fanática de Puerto Rico, se mostró agradecida con la oportunidad de regresar a la Isla. Según dijo, ya había tenido la oportunidad de venir en varias ocasiones “de la mano del amor y la amistad” a pasearse en nuestras playas. La algarabía con la que interpretaba cada una de sus canciones hacía que su propuesta de jazz africanizado hechizara al público.

Después de despedirse del escenario en dos ocasiones y de ser ovacionada por sus fanáticos, Buika regresó agradecida a cantar nuevamente. Andy Montañez subió a la tarima para hacerle entrega oficial del Grammy Latino que recibió hace unos días. Fue un momento de mucha emoción y el público no cesó de agasajarla con gritos y aplausos. Por tercera ocasión se presentó, pero esta vez sin sus músicos para devolverle a los presentes el agradecimiento y cantar ‘Ojos verdes’. Al partir cerró su magistral presentación con un pensamiento: “África se escucha”. Una tercera ovación puso fin al encuentro mágico.

Fuente: http://www.vocero.com

1 comentario:

marines dijo...

Su concierto en Puerto Rico fue sublime, exquisito. Todavia lo recuerdo y me erizo! Gracias Buika. Gracias Benjamin.