24 oct. 2010

CRÓNICA DEL CONCIERTO EN EL TOWN HALL DE NUEVA YORK

Nueva York — La cantante española Buika se presentó la noche del viernes en el Town Hall de nuestra ciudad con un lleno total.

Durante poco más de hora y media. la cantante mallorquina se apoderó del recinto y desde la primera canción envolvió a los asistentes con su poderosa voz.

(Photo by Bela Bretón)

El concierto en el Town Hall es parte de una gira que ha llevado a la llamada "Hija negra de Chavela Vargas", por los escenarios de 21 ciudades de norteamérica y que también incluirá el mes que viene Puerto Rico.

Al inicio acompañada solamente por una guitarra Buika interpretó tres temas, que sirvieron como preámbulo y calentamiento para que el público se preparará para lo que para algunos fue una noche mágica.

(Photo by Raul Romero)

Los temas escogidos para esta presentación, en su mayoría fueron canciones que aparecen en los discos que tiene publicados la mallorquina.

En cada una de sus interpretaciones Buika hizo gala de tener una de las voces más privilegiadas de la actualidad, la intérprete de voz aterciopelada, penetrante y desgarradora, devuelve con sus interpretaciones la dignidad a los que sufren con las canciones de desamor y desprecio, contenidas sobre todo en su más reciente disco "El último trago" (2009), el disco en que rinde homenaje a Chavela Vargas y del que interpretó solamente "Se me hizo fácil", "Luz de Luna" y "Tómate esta botella conmigo", dejando a muchos de los asistentes con ganas de otros temas de este disco, cuyos arreglos se deben al maestro cubano Chucho Valdés, que en ese mismo momento se estaba presentando en una función de ‘Jazz at Lincoln Center’.

Durante todo el concierto Buika tuvo atrapado al público, no solamente con sus interpretaciones sino con comentarios entre canción y canción, en los que compartió cosas personales e íntimas con los presentes, por lo que logró una comunión perfecta.

Además de la fuerza de cada una de sus interpretaciones, Buika, también mostró su prodigiosa voz en un mano a mano con el piano, en el que las notas jugueteaban unas con otras entre los teclados y su voz, en una prodigiosa y fantástica armonía digna solamente de los privilegiados, contradiciendo lo que ella misma dice "soy una sola nota"

Otros de los temas en los que resaltó la voz aterciopeladia y el fraseo único de Buika fueron "Mentirosa", "Se nos rompió el amor" y "Niña Lola", entre otros.

En su presentación del viernes por la noche en el Town Hall, Buika se erigió como suprema sacerdotiza de un arte en donde los que sufren de amores, recuperan la dignidad con su canto.

Fuente: http://www.impre.com/

No hay comentarios: