26 may. 2010

Entrevista a Buika: «Chavela Vargas y Bebo Valdés son dos viejos rockeros eternos»

Hija de padres guineanos, viajera sin equipaje, libérrima para ser ella misma, Concha Buika (Palma de Mallorca, 1972) apareció un buen día en el panorama musical español y desde entonces se ha convertido en una de las voces más personales y cálidas que giran por nuestra discografía. Mañana, jueves, presetará su último álbum en el Teatro Jovellanos, 'El último trago', donde rinde homenaje a Chavela Varga y Bebo Valdés. Cuenta las cosas como si las cantara, entre risas cordiales y la sabiduría de quien conoce por igual las playas y los acantilados.

«Chavela Vargas y Bebo Valdés son dos viejos rockeros eternos»

-Se dice que los viejos rockeros nunca mueren, pero Chavela y Bebo, con más de 90 años, parecen todavía más inmortales...
-Es que también son viejos rockeros... Eternos.

-¿Qué le atrajo de ellos?
-De Chavela, la falta de miedo a la hora de hacer su arte. Ya le he dicho que es una sinvergüenza que se ha pasado por el forro todo lo que le dio la gana -no sin sufrir- y que se ha ganado la eternidad. De Bebo, admiro su extrema bondad y generosidad.

-El disco lo grabó en Cuba. ¿Fue muy diferente de cuando lo hace en España?
-Cuba tiene otros tiempos y otros códigos. Fue una experiencia curiosísima y muy armoniosa. Aquí siempre estamos pendientes del tiempo. Allí, no, tienen esa bendición y esa desgracia, gracias a Dios.

-Las canciones elegidas -muchas, compuestas por José Alfredo- abundan en el amor y el desamor. ¿Ese es el centro de la vida?
-Yo creo que el amor y el desamor pueden verse en todo lo que hacemos a diario.

-¿Siguen sin imponerle nada los productores?
-No tiene mérito. Es que resulta imposible meter un melón por el ojo de una aguja.

-¿Cómo se siente en el carrusel que la lleva a obtener un premio tras otro?
-Es peliagudo. Los premios son divertidos, pero aprecio más las sonrisas de quienes me rodean. Lo mío es la quietud y no el glamour y las giras. Aunque como el diablo todavía no se ha jubilado, también soy disciplinada y a disposición para ejercer de legionaria del arte.

-Una de sus últimas colaboraciones ha sido con Nelly Furtado, cantando a la fortaleza de las mujeres. ¿El sexo débil ya es el masculino?
-El sexo débil es el que padece miedo, sin distinción entre hombres y mujeres.

-¿Y qué tal se lleva con el miedo?
-Procuro correr riesgos medidos. No tengo el valor de Chavela.

-Ni usa revólver...
-Bueno, una persona armada no es una persona, es un arma. Prefiero un roncito y un cigarrillo.

-¿El cigarrillo, antes o después?
-Antes, durante y después; pero con quien te haga sentir bien.

-¿Mantiene su autodefinición como trisexual, trifásica y tridimensional?
-Lo que quise decir es que lo único que importa es si se ama o no se ama. No con quién, en vertical o sobre las nubes.

Fuente: http://www.elcomerciodigital.com

No hay comentarios: