21 abr. 2010

(Crónica) LA ARTISTA DE RAÍCES GUINEANAS CONQUISTÓ A DURANGO CON SU VOZ Y ENTREGA.

CONCHA, su nombre; seis, sus letras; el mismo número de palabras que describen a la cautivadora cantante africana: Corazón, Originalidad, Nostalgia, Cariño, Hechizo y Amor.

El pasado martes, alumbrados solamente por la luna y las estrellas, cientos de duranguenses fueron víctimas de un hechizo del corazón. Concha Buika y su singular voz crearon magia en la Plaza IV Centenario.

El evento organizado por el Instituto Municipal del Arte y la Cultura propició un agradable encuentro con el arte. La cantante se convirtió en una extensión de África y un pedacito de México a través de melodías interpretadas con un profundo sentimiento.

Diferente

Ataviada con un vestido de color negro de hombros descubiertos, que resaltaban la brillantez de su piel de fuego y la extravagancia de su cabellera alborota al estilo “afro”, la cantante sorprendió a una audiencia ávida de escuchar su voz.

Acompañada por tres músicos (piano, bajo y percusiones), Concha Buika fue la protagonista de una velada que dio inicio en punto de las 21:00 horas con la interpretación de la melodía Oro Santo.

El aire majestuoso y denso que se sintió la pasada noche logró contagiar de la pasión con la que Buika interpretó cada una de las canciones del concierto.

“Gracias lugar maravilloso. Es un verdadero placer estar aquí esta noche. Ha sido un viaje muy largo para llegar hasta aquí y le pido a Dios que nos permita ‘Volver’”.

Y con esta melodía invitó a volver a este lugar “mágico y de secretos guardados”.

Y ya embargada de sentimiento ‘se le hizo fácil’ interpretar una melodía de Chabela Vargas, “con este tema le voy a agradecer a este maravilloso país por seguir componiendo temas tan geniales para nosotros”.

De la nostalgia llevó a su público a ritmos más contagiosos y con una enorme sonrisa transmitió el sentimiento de placer que le provoca el canto; ese canto que sale del alma para penetrar corazones nuevos con la gracia que sólo una hechicera sabe hacerlo.

Difícil de creer

En este “Mundo Raro” continuó la velada con “Cosas Simples” y dio el “Ultimo Trago” ante la mirada atónita de su audiencia.

También invitó a bailar los corazones “Mi pueblo de áfrica les da las gracias por existir y por habernos acogido con tanto cariño”.

“El Tesoro”, “Cruz de Olivo”, “Tú Volverás”, “Luz de Luna” y “El Andariego” fueron las últimas melodías de la noche dedicada a “todos los que queremos olvidar aunque sigamos sufriendo con el recuerdo”.

Así culminó una noche con Buika, con magia, mistisismo, amor, entrega, pasión, talento y muchos más sentimientos que se mezclaron para crear este hechizo sin regreso.

Fuete: http://www.elsiglodedurango.com.mx

No hay comentarios: