19 mar. 2010

Entrevista: Concha Buika está en Colombia

Concha Buika, cantante española


¿A qué hora se toma el último trago?

En el escenario, sólo bebo un poco de ron para cantar y a veces una copa de vino. Pero no soy muy de tragos.

¿Qué hace por amor?

Millones de locuras. ¿O es que se pueden hacer otras cosas?

¿Cuándo compone?

Todo el día, donde me pille la inspiración.

¿Qué la descompone?

La actualidad. El telediario. Los periódicos.

¿Las apariencias engañan?

Siempre. Eso es lo divertido.

¿Qué le falta aprender?

Todo.

¿Cuál sería su última voluntad?

Que sea la penúltima...

¿Qué quisiera ser si volviera a nacer?

Primero tendría que saber si querría volver a nacer.

El mejor piropo que le han dicho.

Ni idea. Los piropos me dan mucho pudor.

Un quijote del mundo.

Todas las mujeres.

¿Qué cosas tiene en el bolsillo?

Nada. Viajo sin equipajes. Solo mi equipo.

¿Qué superpoder le gustaría tener?

Desaparecer sin dejar rastro cuando las cosas no me gustan.

¿Qué derecho defiende con uñas y dientes?

La libertad.

Su mayor gesto de ternura.

Cualquiera con mi hijo.

¿A quién le tiene miedo?

A nada ni a nadie.

¿Qué no quisiera decir nunca?

¡Adiós!

¿Cuándo fue la última vez que rezó?

No lo recuerdo.

¿Ante quién se cambiaría de acera?

Ante muchísima gente. Sobre todo con cualquiera que les haga daño a los niños.

¿Cuál es su especialidad en la cocina?

La comida de Guinea que me enseñó a hacer mi madre.

¿Cómo combate el estrés?

Componiendo.

¿Qué detesta que le regalen?

Los regalos son siempre bienvenidos. Reconozco que no me gusta mucho que me regalen flores.

Una película para repetir.

Ninguna. Siempre hay una nueva para ver.

¿Cuál es su filosofía?

Tirar para adelante... Siempre.

¿Dónde encuentra poesía?

En la mirada de mi hijo.

¿Un lugar para envejecer?

Un lugar donde no haga nunca frío y donde pueda ver el mar.

¿A qué le huye?

A nada. No soy de huir. Soy de enfrentar.

Algo que no pueda faltar en su equipaje.

Mi equipo para componer.

Una deuda.

La que tengo aún conmigo misma.

Una canción de antología.

Y volverás, la compuso Javier Limón para mí.

¿Cuál es su nota más alta?

La que aún no he dado.

Un héroe de su infancia.

Mi madre.

Una buena costumbre española.

La siesta.

¿Cómo le dicen sus amigos?

Conchi.

¿Con quién le gustaría cantar?

Con Frank Sinatra.

¿A qué ritmo anda?

Al que late mi interior.

¿Qué le disgusta más de su apariencia?

He aprendido a verme en el espejo y que me guste lo que veo de mí.

Un vicio.

Trabajar.

¿De qué se arrepiente?

De nada... afortunadamente.

¿Qué quería ser cuando niña?

¡Princesa!

¿Cómo sobrevive al desamor?

Tomándolo como un paso al amor a mí misma y como el argumento de alguna canción nueva.

¿Cuál es su estado de ánimo actual?

En ebullición... ¡Como siempre!

¿Cuál es el peor consejo que le han dado?

Firma aquí.

Su mayor acto de arrogancia.

Mi cante.

¿Cuál es el mejor aplauso?

El que sale del alma. El que no se busca.

¿Cuál es su debilidad?

Los porros.

¿Y su fortaleza?

Los porros.

¿Qué envidia de los hombres?

Que el mundo fue creado por ellos y para ellos.

Fuente: http://www.elespectador.com

No hay comentarios: