22 mar. 2010

Entrevista: Concha Buika, cantaora de fuego


Arturo Pardo

apardo@vueltaenu.co.crEsta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesitas tener Javascript activado para poder verla

Concha Buika manifestó una vez “Compongo para no odiar y canto para no volverme loca”. Sin embargo también utiliza su aparato fonético para deleitar, sus sentimientos para encantar y su filosofía de vida para disfrutar al máximo cada minuto de su existencia.

De fuerte temple y de rebosante talento artístico esta española con sangre de Guinea Ecuatorial se presentará en la tarima del lago de La Sabana, en el FIA. Su espectáculo será este domingo a las 8:30 p.m. y pues nunca es tarde para conocerla.

Su sentimiento al cantar es tan profundo como su voz. Con su instrumento interpreta flamenco con tintes de jazz, bolero y hasta funk: todo con un estilo muy único… el suyo. Su reputación de excelente cantaora comenzó a crecer desde principios de la década, cuando desarrolló su carrera en casinos en Las Vegas.

Fotos de José Díaz.
Tras su regreso a Madrid la vocalista grabó el disco Mestizüo con el pianista Jacob Sureda. Su primer disco como solista, Buika, salió en el 2005, un año después apareció el aclamado Mi niña Lola, en el 2008 le tocó la oportunidad a Niña de fuego y el año pasado salió El último trago, un homenaje a su admirada amiga Chavela Vargas realizado con la colaboración del afamado Chucho Valdés, detrás del piano.

En entrevista con Vuelta en U Buika empezó cortante y si se quiere hasta un poco Concha, -como si sus respuestas fueran intocables-, sin embargo poco a poco compartió un poco más de lo suyo. Nadie le estaba pidiendo un pase especial para entrar en su mundo, pero al parecer es necesario encontrar un portillo para seguirle el hilo, no a su voz, si no a todo lo que se hilvana en su interior.

Su verbo quiere ser fuego pero no quema; ella lo único que quiere es seguir cantando, componiendo y latiendo...

¿Alguna vez ha pensado qué sería de usted si estuviera fuera del mundo de la música, si no tuviera ese don para cantar?

No existe un no-mesa, o un no-silla. Si no fuera cantante no sería humana, todos cantamos, todos pintamos, todos cantamos, imaginamos. La creatividad es un recurso del ser humano para sobrevivir. No existió un lobo sin dientes y sin pelo y sin lobo.

En su discografía hay cuatro discos, ¿hay alguno de ellos que sea su favorito?

Sí…
El que queda por componer; siempre.

Y eso que generalmente los artistas dicen que su más reciente disco es el mejor…

El último trago se olvida al segundo, cuando levantas y pides el otro estás esperando el que viene. Siempre estoy pensando en el que sigue.

Su público la reconoce por su habilidad sobre el escenario, pero ¿qué siente usted cuando está presentándose en un espectáculo?

Estoy viendo a una mujer con un vestido rojo, un perro con trenzas, un ladrón que me está robando la intimidad, estoy resolviendo cosas que nunca pude solucionar, estoy viendo que mi madre se ríe… muchas cosas y estoy renegando la voz que quiere hablar y que yo no quiero porque dice muchas tonterías y no es el momento.

¿Puede ser usted misma con su música encima o fuera del escenario?

Mi música soy yo. Cuando estoy en el escenario soy la misma persona sin el límite de la carne. Escenario es cualquier sitio en el que no tengas miedo a ser tú.

¿Le gusta trabajar con productores?

No tengo nada en contra de los productores pero simplemente no creo que le hagan falta a una persona como yo.

¿Por ejemplo cómo describiría su trabajo con Javier Limón? (productor de varios de sus discos)

Como un acto sexual concebido por el arte. Como dice Henry Millar “queremos salir de nosotros para entrar en todos los demás y viceversa”.

Todo lo que cantas es tuyo, da igual de donde venga. ¿de dónde viene el aire que respiras?... es tuyo.

¿Qué le transmiten sus propias composiciones?

Liberación. Yo creo que el canto es un acto de redención, de reconciliación con uno mismo y con todo lo que te rodea. Yo creo que debe ser algo parecido a atreverse a ser uno como realmente es y atreverse a representarlo y dormir tranquilo. Va más o menos por ahí en mi caso.

He visto que no tiene problema en hablar de su vida personal…

Es la de todos. ¿Qué secreto hay? Si compartimos secretos ¿qué harás tu que no haya ningún otro ser humano? Cuesta creer eso; estamos condenados a ser lo mismo.

Y además leí por ahí que dijo una vez que le parece maravilloso y fascinante encontrar opositores…

La oposición es muy divertida siempre.

¿Por su forma de pensar en algún momento ha chocado contra pared al tocar tópicos como la vida en pareja o la monogamia?

No. He chocado contra paredes cuando he defendido discursos que luego no era capaz de llevar hacia delante. Una cosa es lo que crees y lo que piensas y otra cosa es lo que estás dispuesto a defender; hay veces que para defender lo que tienes alrededor terminas yendo en contra de ti mismo: para mí eso es chocar contra un muro.

Yo no conozco ninguna persona a la que de repente te enfrentes a su opinión y encuentres un muro; a este muro lo reconozco aquí dentro, no en los demás.

¿A nivel musical eso ha sucedido?

He chocado y de todo. Soy una especialista en choques, pertenezco a una discográfica... eso me hace especialista.

Soy artista; los artistas acostumbramos a eso. A los artistas que formamos parte del arte nos cuesta mucho sobrevivir dentro del mundo del show business porque es algo que no tiene mucho que ver con el arte. La industrialización de los sentires es todo un muro…

¿Qué vale un do mayor? Se puede poner barrera a un mi bemol, se puede hacer que la melodía se frene? No. Comercializar eso es complicado y los locos estos hacen lo que pueden.

¿Prefiere preocuparse por el presente o por dónde va a estar de aquí a cinco años como artista?

El futuro es un mal invento. Tampoco reconozco al tiempo como medida, reconozco el tempo de las cosas. Un beso dura lo que dura y no se puede medir, la música es eso.
De todas maneras como no tengo muy claro si nos dirigimos hacia la puerta de entrada o hacia la puerta de salida me preocupo nada más de seguir gozando. No reconozco muros ni virtudes ni defectos ni cosas de estas, no es algo que me parezca divertido y lo del tiempo me parece un engaño más. Estamos condenados a un presente constante y eso es bonito.

…Sin embargo me imagino que tiene alguna ilusión.

Seguir latiendo ¿te parece poco? Obviamente no puedo remplazar el color o la densidad del sol por un bombillo ideológico.

La ilusión tiene que estar sobre lo que es tangible y tangible es el latido. Esto (una silla) dentro de tres meses puede ser escombro y no puedo poner mi fe en esto, entonces creo que todo lo que hay que defender es lo que uno verdaderamente siente… siente de sentir no de soñar, anhelar o esperar. Tú sientes tu latido ahora pues gózalo, no te vas a sentar a esperar cómo será dentro de cinco años, no me preocupa, no camino con miedo.

Fuente: http://www.vueltaenu.co.cr


No hay comentarios: