29 oct. 2009

Concha Buika: "No se puede componer pensando en un Grammy, preocupa más lo lúdico que el arte"

La mallorquina rinde hoy homenaje en el Auditorio a la legendaria Chavela Vargas con su nuevo disco 'El útimo trago'. Con este concierto comienza el ciclo Jazz Zaragoza 2009.

Cada año mantiene un encuentro con Chavela Vargas para echar 'El último trago', como proclama el título de este repertorio de doce canciones de la 'diosa mexicana'. Concha Buika, con esa sonrisa que le caracteriza, explica que este gesto significa todo lo contrario a una despedida, porque cualquier "último trago siempre precede al siguiente, y aunque puede servir para cerrar la puerta a algo, como el miedo, se abre a cualquier otra cosa". Habla a bocajarro de los vaivenes de la vida y el amor y no se muerde la lengua al lamentar la situación actual que atraviesa la música, en la que "una cantante desafinada llega a ganar un Grammy". Hoy actúa en una sala Mozart (21.00) y abre el ciclo de jazz por el que pasarán Bela Fleck & The Flecktones y Brad Mehldau, entre otros.

Tras escuchar el disco nadie diría que nació de ese desencuentro en el que Chavela no dejó que usted y Martirio cantaran con ella. ¿Cómo recuerda este episodio?

No creo que fuera realmente un desencuentro. Lo que yo tuve con Chavela es otra cosa, porque se trata de una mujer que tiene muy mala leche. Simplemente fue que a Chavela le entró la pájara porque ella quería demostrar que podía sola. ¿A quién tiene que demostrarle eso, si lleva mogollón de años enseñándonos que es una fiera de los escenarios?

¿Qué conexión especial ha existido después entre ambas?

Amor y música, compartimos las mismas pasiones.

Chavela ha dicho de usted que es como "su hija negra", ¿no es demasiada responsabilidad?

Me sorprendió mucho, pero es un tremendo orgullo, responsabilidad no, porque continúo siendo yo y ya está. No estoy haciendo nada que se escape a mi comportamiento, forzándome a algo ajeno a mí. Yo soy así.

¿Por qué nunca quiere decantarse por una de las canciones de Chavela?

La mejor es siempre la que está por escribir. Chavela, a sus 90 años, está constantemente creando, no para. Después de escuchar el disco ya se había inventado un poema, 'Pasión', que me recitó.

Lo han grabado en apenas once horas de frenesí, ¿han querido dar una lección?

Después contar con la colaboración de músicos tan grandes como el maestro Chucho Valdés un trabajo no se puede tratar como el de los músicos que tienen miedo al error. Nosotros estamos siendo fieles a la realidad.

Usted ha mostrado en más de una ocasión su malestar por el panorama musical actual, ¿tan lamentable es su situación?

Hay mucho 'show business' y espectáculo puro y duro... Ni el arte ni la música han estado nunca en crisis y no lo estarán. Lo que está en crisis es el mundo del arte. Si hacer las cosas como se han hecho hasta ahora ha conducido hasta donde estamos, un lugar en el que nadie se siente cómodo y nadie está bien, será porque en algo nos hemos equivocado. Cuando uno se sienta a componer un tema no puede estar pensando en un Grammy, sino en lo que su cuerpo le pide que cuente. Nos hemos estado preocupando demasiado por aspectos lúdicos y estéticos.

Chavela afirma que su único amor es la música y el resto son amantes. ¿Comparte esta filosofía de vida?

Ella es una provocadora. Mirado desde un punto de vista místico puede ser así, pero desde un punto de vista físico y real no. Para que tu vida y tu casa se sostengan y tú puedas estar en esa ensoñación creativa tiene que haber alguien, que para muchos de nosotros no lo hay, pero no te voy a engañar, soñamos con que lo haya.

¿Para cuándo ese próximo último trago?

En noviembre vamos a Cuba otra vez y me está esperando. Le han nacido cachorritos a su perra y le he prometido que me llevaría uno, que me acompañará durante toda la gira.

Fuente: http://www.heraldo.es

No hay comentarios: