28 oct. 2009

Concha Buika: "Se ha impuesto la cultura del miedo. Ya es hora de romperla" (que.es)

Raíces nigerianas, origen mallorquí y amante de la copla. Las credenciales de Concha Buika añaden ahora la influencia de Chavela Vargas para su nuevo trabajo. Que.es estuvo con ella.

Concha Buika: "Se ha impuesto la cultura del miedo. Ya es hora de romperla"

"Las entrevistas siempre me han asustado un poco", admite Concha Buika nada más encenderse la grabadora de Que.es. "Recuerdo que siempre me preguntaban 'qué eres', y me quedaba en blanco. Nunca he podido decir 'qué soy', porque estoy en proceso de formación. He tardado 37 años en mirarme al espejo y reconocerme".

Tal vez a ella le haya costado ese viaje. Pero a su público no. Desde el primer momento en que Concha Buika irrumpió en el panorama musical con su 'Mi niña Lola', conquistó al respetable con la fuerza de una voz rota y un recuerdo a la copla que parecía extinguida.

"Que dios acoja a los que proximamente se quedarán sordos", bromea ella. "Los que seguimos escuchando, procuraremos que la copla no se pierda nunca.Tiene una cosa maravillosa, y es que antes hay que vivirla, luego puedes contarla y cantarla. Siempre ha existo copla porque existen las historias que la alimentan. Y siempre existirá"

"La copla también es pop, es rock. La copla es lo que tu cuentas cuando estas llorando, o gimiendo por placer. El rock de Rosendo, la verdad de Rocio Jurado, el color de Lola, es la carraspera de Sabina... La copla es el jazz español", afirma Concha Buika.

Ahora, su copla se ha fusionado con lo mejor de Chavela Vargas. Un homenaje a una de las grandes damas de la canción que Concha ha interiorizado como si fuera un viaje a lo más profundo de su alma. "Fue un viaje hacia el dolor. El canto de Chavela duele. Si no lo hace, es que no estás cantando, no estás siendo sincero. No se trata de afinar, sino de ser sincero. Y no consiste en decir la verdad, porque las verdades pueden ser muchas, pero sí de ser sincero".

En su caso, este viaje le llevó a una conclusión: "Descubrí que quien yo pensaba que era el culpable de mi dolor no lo era tanto, ni yo tan víctima como me creía. Tuve que enfrentarme al dolor con solemnidad. Espero que quien lo escuche pase el mismo viaje"

Ya son ganas de desearle dolor a su público. "Al contrario", se ríe con ganas Concha. "El viaje hacia el dolor siempre es un viaje maravilloso.Es un viaje de ida y vuelta, porque siempre sabes que vas a salir. Mis viajes al mundo del martirio suelen ser expediciones fascinantes y fructiferas siempre. Son dolorosas pero no dañinas".

"El juicio más doloroso es el que te haces a ti mismo, pero siempre sales triunfando. Tus palos asustan, o duelen al orgullo, pero realmente no duelen".

Su sinceridad resulta apabullante, y es que Concha Buika tiene respuestas para todo."La mayoría de las personas pensamos que nadie nos oye, y por eso no acostumbramos a decir lo que pensamos. En mi caso, creo que cuando alguien te oye, es justo decir lo que se piensa. Y resulta que nos damos cuenta de que no sabemos decirlo, porque no hemos practicado. Además, para colmo, el receptor tampoco está acostumbrado a que le cuentes lo que sientes.Es algo que tendríamos que combatir".

"El mundo está pegando un cambio extraño, y se llama a un nuevo comportamiento. La cultura del terror ha aparecido,y todos tenemos muchos miedos. Pero creo que ya hemos llegado al límite, estamos a punto de estallar y buscar la felicidad. Hay muchas puertas que abrir".

Fuente: http://www.que.es

No hay comentarios: