19 oct. 2009

BUIKA: EL ÚLTIMO TRAGO (Falta 1 día)

listen 1. Soledad (con la colaboracion de Chucho Valdes) 2:51Not Available
listen 2. Sombras (con la colaboracion de Chucho Valdes) 4:15Not Available
listen 3. Las ciudades (con la colaboracion de Chucho Valdes) 4:32Not Available
listen 4. Cruz de olvido (con la colaboracion de Chucho Valdes) 4:13Not Available
listen 5. El andariego (con la colaboracion de Chucho Valdes) 3:42Not Available
listen 6. En el ultimo trago (con la colaboracion de Chucho Valdes) 2:48Not Available
listen 7. Se me hizo facil (con la colaboracion de Chucho Valdes) 4:20Not Available
listen 8. Un mundo raro (con la colaboracion de Chucho Valdes) 4:50Not Available
listen 9. Las simples cosas (con la colaboracion de Chucho Valdes) 2:13Not Available
listen10. Somos (con la colaboracion de Chucho Valdes) 4:11Not Available
listen11. Luz de luna (con la colaboracion de Chucho Valdes) 3:37Not Available
listen12. Vamonos (con la colaboracion de Chucho Valdes) 4:11Not Available

CRÉDITOS

Piano y Arreglos: Chucho Valdés

Voz: Concha Buika

Contrabajo: Lazaro Rivero Alarcón

Batería: Juan Carlos Rojas Catro

Percusión Latina y Percusión Menor: Yaroldy Abreu Robles

Guitarra Flamenca: Javier Limón

Trompeta: Carlos Sarduy

Producido por Javier Limón

Grabado en Abdala Studios, Cuba, en Abril de 2009, y en los Estudios Casa Limón por Melisa Nanni y Salomé Limón

Mezclado y Masterizado en PKO Studios por Melisa Nanni y Caco Refojo

Producción Ejecutiva: Lorena Salcedo, Eva Alcantara And Mariana Gyalui

Pintura de la Portada: Choco

Diseño: Mucho

Fotografía: Javier Limón


TEXTO JAVIER LIMÓN

En algún momento imaginamos que Chucho Valdés, (primera figura del jazz afrocubano, un ídolo de nuestra juventud musical), y Concha Buika, (primera voz indiscutible del jazz afro-flamenco y punta de lanza en Casa Limón), podían encontrarse.

Nos imaginamos también que el guión para esta película podrían ser las canciones que, como perlas, Chavela Vargas ha ido encontrando una a una por el mundo, e imaginamos además que este encuentro podría ocurrir en La Habana, Bebo…

Ahora ya no tenemos que imaginar, ahora lo tenemos…

Un amigo dice que un clásico no es clásico por el tiempo que lleva vigente sino por el que le queda. Desde ese punto de vista para mí esta grabación es ya un clásico. Se ha grabado en 11 horas de continúa emoción y estamos profundamente felices.

Javier Limón

TEXTO PEDRO ALMODÓVAR

Escuchar a Buika me ha provocado, desde la primera vez, una conmoción muy parecida, en intensidad, emoción y humedad, a la que me provocaba Chavela Vargas.

Las dos pertenecen a una estirpe de cantantes que ya no existen.

Buika es una cantante “larga”, como dicen los flamencos. Le caben muchos estilos y en todos resulta original y conmovedora. Como devoto de Chavela siempre le estaré agradecido de que haya incorporado a su repertorio algunas de las canciones más representativas de la mujer que mejor cantó a José Alfredo Jiménez.

Chavela creó con su voz y su actitud vital un monumento a la pasión desatada, al desgarro, al abandono del ser amado, a la oscura soledad bañada en mares de alcohol.

La ceremonia en que convertía sus actuaciones tenían la intensidad de un culto religioso en el que dios era sustituido por el ser amado.

Buika sin proponérselo es la nueva gran sacerdotisa de esta forma de mística. No concibo un homenaje más certero a Chavela que el que le hace la cantante afro mallorquina “en el último trago”, que es como decir en el último suspiro.

Para cantarle a Chavela, Buika ha decidido no parecerse a ella. En ningún momento adopta el modo tan característico de articular de la cantante mejicana. Se diría que incluso ha huido de ello. La verdad es que Buika no necesitaba imitar a Chavela, porque a las dos las alienta el mismo espíritu, las dos cantan desde el mismo e íntimo lugar.

Como Chavela, Concha consigue que el espectador se quede desnudo frente a su propia desnudez, y contemple como en un espejo su biografía sentimental, en especial la historia de sus fracasos. Y lo que es muy importante, después de escucharla, uno sale dispuesto a seguir cometiendo los mismos errores, porque las reglas de la pasión no admiten el sentido común, ni la prudencia, ni el arrepentimiento. “En el último trago” Buika celebra todas las caras de la pasión, las más luminosas y las más negras, y lo hace de un modo tan original como estremecedor.

Pero Concha Buika, además de Chavela, lleva muchas artistas dentro, muchos estilos que pueden entreverse incluso en este repertorio típicamente chaveliano. Su voz tiene resonancias del frenesí de La Lupe, también aparece de vez en cuando Olga Guillot, y en el revoloteo de sus manos y el modo de plantarse erecta frente al micrófono recuerda a Lola Flores.

En este homenaje tan acertado y emocionante, Buika muestra una Chavela afrocubana y jazzificada, por obra y gracia de un acompañante de excepción, Chucho Valdés y su grupo.

A Buika y a Chucho les une África, y Cuba palpita en cada una de las teclas del pianista, tan ecléctico como la intérprete.

Viendo como Concha se acerca a la copla, el tango, las bulerías, el bolero, la música cubana y el jazz, digiriendo y mezclando todos los géneros de un modo tan espontáneo y magistral, uno piensa que el futuro no puede ser tan malo como parece, mientras podamos ser testigos de la evolución riquísima de esta intérprete infinita.

Pedro Almodóvar


Fuente: buika.casalimón.tv

No hay comentarios: