27 jul. 2009

"A Concha Buika le duele el amor´" Crónica de su concierto en Palma de Mallorca 23/07/2009

El jueves (24/07/09) estuve en el concierto que Concha Buika ofreció en Palma. No fue un concierto cualquiera, cantó en su ciudad. Es más, lo hizo delante de su familia y en el barrio que la vio crecer, el Barrio Chino de Palma. Un lugar que ha sufrido una tremenda transformación. En sus oscuras calles ya quedan pocas putas y yonquis de la época en la que Concha jugaba por las oscuros callejones de detrás de la Iglesia de San Francisco.

La plaza de la Artesanía estaba llena a rebosar y hacía el clásico calor pegajoso de la noche palmesana veraniega. No corría ni una gota de aire. Y allí se plantó Concha, fuego puro. Iba acompañada de un piano y un cajón flamenco. No hacía falta mucho más; rasgó la noche pegajosa con su música mestiza y pasional. Se presentó con ‘Niña de fuego’ la canción que da nombre a su tercer disco, pero pudimos ver a varias Conchas. Por supuesto cantó su éxito ‘Mi niña lola’ y algunas otras coplas tatuadas y rancheras con la marca inconfundible de esta negra-gitana-mallorquina. También vimos a la Concha salvaje, esa que convierte su cuerpo en un instrumento musical y saca el sonido de las vísceras. Esa que ama sin pensar demasiado porque lo suyo es corazón y nada más. Esa que aúlla a la luna como una loba para calmar el dolor del desamor.

concha buika 1También vimos a esa Concha desmedida que se deja la piel en cada canción, dándolo todo y mostrándose tal cual es, sin trampa ni cartón. Esa que canta con el dolor de su pecho.

Sobre todo fue especialmente emotiva ‘Duele el amor’. En ese momento pudimos ver a una MUJER cantándole a los cuatro vientos que está en carne viva y que a pesar de todo le da otra oportunidad al amor a pesar de las heridas. Concha canta copla porque su vida es una copla y no interpreta sino que simplemente utiliza la música para contar lo que ella es: cañalla, tierna, sincera, emocional, luna-lunera, artista y fuego puro.

También pudimos ver como se adentra en el jazz y desde el flamenco guineano abre una puerta con la que conecta directamente con Dizzy Guillespie. Ella no tiene trompeta pero toca un instrumento invisible que nace de su vientre y que suena endemoniadamente auténtico.

BUIKA_AUTORRETRATODurante el concierto mientras el pianista y el percusionista hacía algún solo, ella cogía su cámara de fotos y les retrataba en pleno escenario. Sin cortarse un pelo allí estaba la Concha fotógrafa trabajando. Seguro que si hace exposiciones merecerán también la pena.

Esta mallorquina-negra-gitana es un reflejo de lo que es Mallorca. Un lugar de encuentro de culturas, de mestizaje, de fusión y de libertad. Concha no tiene ninguna barrera a la hora de unir estilos musicales, porque no tiene miedo. No tiene miedo a mezclarse, a fundirse, porque ella es fruto de la mezcla. Concha es un pedazo de artista y además un símbolo de la Mallorca genuina.

¡Grande, Concha, muy grande!

Por Alberto D. Fraile Oliver

Fuente: http://www.revistanamaste.com

No hay comentarios: