9 jul. 2009

ENTREVISTA A BUIKA A POCAS HORAS DE SU CONCIERTO EN MIAMI

En los planes de Buika nunca estuvo ser una artista reconocida. La fascinación de esta cantante española de nacimiento, pero de padres africanos (de Guinea Ecuatorial), era actuar en cuanto club madrileño fuera posible. Pero alguien la "descubrió" y la sacó de su estado de confort, y la convenció de grabar un disco. Y de la noche a la mañana Buika estaba viajando de un lugar a otro del mundo, dando entrevistas, hablando de su bisexualidad, de su "cuatripolaridad", de sus ancestros africanos.

El año pasado pasó por Los Ángeles porque su disco, Niña de fuego, recibió una nominación al Grammy Latino. Ahora regresa para actuar por primera vez en esta ciudad en un evento gratuito el sábado -como parte de la serie de conciertos Grand Performances-. Viene sola con un guitarrista, a pesar de que en sus álbumes se incluyen bastantes ritmos, como jazz, blues, rock y flamenco. Pero esta es una de las características de Buika, una mujer a la que le gusta sorprender, pero sobre todo, a la que le gusta hacer lo que le viene en gana.

Últimamente has estado actuando en muchos lugares. ¿Cuál es el lugar más extraño donde has cantado?

En Mozambique... porque pues, me fui a actuar a Mozambique y en el teatro no había ni un solo negro. Ay, me pareció extraño, muy raro.

En las portadas de tus disco luces cada vez más sensual. En la más reciente posas desnuda.

Oye, no me desnudé, simplemente no me vestí, que creo que es así como nos vemos todos cuando no nos vestimos. No es nada sexy, es lo normal.

Eres una mujer que adora más el arte que ser artista. ¿Te importa la imagen que el medio en el que trabajas exige de ti?

A mí lo único que me importa es salir a la tabla, estar con mi tribu y tocar; la única verdad que me importa del arte es el arte en sí. El mundo del show business y todo eso no sé si me importa o no. No sé si importante o no. Lo que sí es importante es que en el escenario haya buena música... Supongo que para algunos artistas será más importante y para unos no. A mí me gusta mucho la programación. Sé más del precio de una tarjeta de sonido que de un vestido.

Supongo que hay alguien que te dice qué usar, cómo pintarte...

No, no, no, no tengo tiempo yo pa eso. No, no, qué va, qué va. No tengo tiempo para eso, mi hermana, en todo caso. Ella es la que me pega bronca porque es la que me dice, "Ponte estos zapatos" o "Este traje no te queda bien".

En tu sitio oficina hay una cita textual que dice ‘Yo soy bisexual, trifásica y tridimensional’. ¿Esto es parte de uno de tus poemas o una declaración?

Hombre, es como una especie de por qué te preguntaban siempre: "¿Pero tú te casaste con una chica y con un chico? Pero que tú hiciste esto, pero que tú hiciste el otro". Y yo les decía, "Es que podemos hacer lo que nos dé la gana". No tenemos por qué encerrarnos en viejos conceptos que no representan realmente a nadie. Y me decían siempre, "¿Pero tú que eres, heterosexual, bisexual?". Y de pronto dije, "Bueno, yo soy cuatripolar, bisexual, trifásica y tridimensional", ¿y qué más da?

Entonces has tenido todo este tipo de experiencias?

Pues claro, en nuestra vida tiene que pasarnos todo lo que nos guste, claro que sí. Mira mamita, yo no me creo que tú seas heterosexual; tú eres tú. Tienes de aquí a que te mueras para descubrir quién eres. Tú no puedes afirmarme nada ahora. No te afirmes ahora, no te reafirmes, no te cierres porque tú no sabes qué va a pasar mañana o cómo puedes latir mañana. Descarta al ser de madera.

En tu disco más nuevo te ‘atreves’ a cantar rancheras.

Bueno, no es que yo me atreva a cantar ranchera, es que la ranchera se ha atrevido a entrar en mi vida y hacerme vivir una historia... Yo creo que cuando has sobrevivido una buena ranchera, creo que tienes que tener el derecho a cantártela... A los mexicanos les gusta.

¿Lo que vives, lo esperabas?

Yo nunca he ido a ningún sitio a buscar nada; yo estaba cantando en los clubes de jazz y me vinieron a buscar. Lo único que he hecho es prepararme como gran músico.

Fuente: http://www.lavibra.com

No hay comentarios: