29 sept. 2008

La cantante española Buika brinda un gran show en Buenos Aires, Argentina (Crónica)

.
VOZ Y PIANO LA INTERPRETE FUE ACOMPAÑADO SOLAMENTE POR EL PIANO DEL CUBANO IVAN LEWIS.


Buika desciende de africanos. Sus padres son de la Guinea ecuatorial; ella nació en Palma de Mallorca y se crió en el ambiente de la música flamenca. Más allá del repertorio, el flamenco está en sus venas; en el timbre de una voz áspera y oscura, en la extensión del registro, en la forma ornamental y melismática del canto, en cierta forma de cortar la frase.

En Buika no se expresa una tradición musical en forma más o menos pura; lo suyo es la mezcla, y en esa mezcla también puede haber lugar para el tango, como se comprobó en su debut en Buenos Aires, el sábado en ND Ateneo, con la única compañía del pianista Iván "Melón" Lewis.

El efecto del tango sobreimpreso con el estilo del cante recuerda de inmediato las interpretaciones de Cigala o de Miguel Angel Poveda, atractivas no sólo por la calidad de esos artistas, sino también porque el tango cantado terminó volviéndose un género tan demagógico y estereotipado en la Argentina que esas intrépidas incursiones surgidas del fondo de la garganta flamenca parecían efectivamente venir en su rescate. La sensación se renovó con Buika, con su interpretación de Volver y de Nostalgias, el primero promediando el recital y el segundo entre los bises. Buika los convierte en explosivos melodramas, sin que se pierda un instante el hilo melódico original.

El recital recorre algo más de una docena de piezas; además de los tangos, coplas, alguna bulería, boleros o rancheras, varios de los cuales firma la propia Buika (letra y música) en el más puro estilo mexicano; entre ellos el impecable Miénteme bien, un hermoso elogio de la mentira. El repertorio de Buika está centrado en el universo del bolero, pero un bolero actualizado y no exento de ironía. Tal vez en esa mezcla de algo un poco burlón y al mismo tiempo desgarrado radica buena parte de su encanto.

Entre el piano y el micrófono de Buika se dispuso una mesita con dos botellas de agua mineral, un largo vaso de whisky que ella fue consumiendo lentamente con el correr del recital, y una cámara fotográfica con la que durante algunos solos del piano la embelesada cantante se puso a retratar al virtuoso y apuesto "Melón" Lewis, negro como ella pero nacido en Cuba; Lewis es un pianista armónicamente imaginativo, muy rítmico y activo, que nunca olvida dejar lugar para la voz.

Fuente: www.clarin.com

27 sept. 2008

ARMANDO MANZANERO Y CONCHA BUIKA -NOS HIZO FALTA TIEMPO

VIDEO-ENTREVISTA A BUIKA DESDE SU HOTEL PARA LA REVISTA DIGITAL (rollingstone.com.ar)

Buika a escasas horas de su concierto en el ND Ateneo de Buenos (Aires Argentina) ENTREVISTA

.
Buika sorprende al llegar a la entrevista descalza, aunque estemos en un hotel y no haga demasiado calor. Envuelta en una túnica, nunca responderá a las preguntas en forma directa, sino buscando un camino alternativo.

Entrevista:

Vos decís que sobrevivís gracias a las fusiones, mezclás el flamenco con el jazz y otros ritmos. ¿Harías rock, por ejemplo?
Yo siempre hago la música que quiero hacer. Me siento muy a gusto con toda la música. He hecho muchas cosas de rock y me la he pasado muy bien.

¿Qué te gusta del rock?

Del rock me gusta sobre todo la energía, la energía que finge tener.

¿Todo es una ficción en el rock?

No, la energía está en todas partes en la música: en una orquesta tiene niveles energéticos brutales, pero no se imponen. En el rock es como que te lo imponen, distorsión y todo maximizado, claro que es una gran mentira… Pero es una mentira tan bella…

Te vimos hoy en lo de Mirtha Legrand y se te notó callado. ¿Cómo te sentiste?

Estaba alucinada. Estaba callada porque estaba escuchando. No estoy acostumbrada a ir a programas así y entonces me senté a escuchar. Y fue curioso. Ha sido una experiencia muy curiosa.

¿Pero para bien?

A mí siempre todo lo que me pasa gracias a Dios ha sido para bien hasta ahora.. Lo que sucede conviene.

Tu familia proviene de Africa, vos viajaste luego a Estados Unidos a probar suerte, volviste a España, cuál es el impulso que te mueve?

El latido. Luego por otra parte la falta de miedo. No tengo miedo, no busco paraísos, no reconozco virtudes ni defectos. Eso hace que en cualquier sitio tengas la oportunidad de encontrarte entre nosotros y así no da miedo viajar.

Tanto en este disco como en el anterior estuvo Javier Limón, que es un productor muy importante. ¿Qué le dio a tu música?

A mi vida le dio buena calidad de sexo, porque al final el arte es eso, es follar. Yo quiero salir de mí para entrar en ti a través de tus oídos, de tu paladar con comida, de tus ojos con cuadros y películas. Le dio buena calidad de sexo a mi vida.

Se puede decir que entrás en éxtasis cuando estás en el escenario?

No hace falta. ¿Para qué?

¿No es el momento cúlmine?

No sé cuál es el momento cúlmine. Yo creo que las metas están en los caminos más bien. La culminación de una obra es un estallido que debe morir en breve para volver a empezar.

Admirás mucho a Chavela Vargas. ¿Es tu máxima influencia?

Mi máxima influencia es mi madre, que fue mi primer amor y es mi primer todo. Chavela es un gran impulso para todos, es una bendición para todos, una musa.

¿Se puede decir que ella te bendijo?

Sí, ella me da muchos consejos, me ha dado mucha chance en todo esto. Y también me ha echado la bronca cuando tuvo que hacerlo. Tiene mucho carácter. A mí me parece un personaje fundamental, un pilar básico para que sigamos creyendo en la música.

¿Sentís una conexión con Africa?

Curiosamente todos sentimos una conexión brutal con Africa. Yo en particular la llevo en mis células, en mi color, en mi piel, en mi educación, en muchas cosas.

Leí que te gusta el tango “Nostalgias”, contame esa historia.
Cuando mi papá se marchó, mi madre lo ponía mucho y es un tema que a mí siempre me ha acompañado. Me siento cerca de ella cuando lo canto.

Y has escuchado otra música argentina?

Sí, he escuchado bastantes cosas de aquí, porque en los 80 este país ganó mucha fama en España. Tuvo un auge brutal y había mucha inmigración argentina allí. Y claro, eso despierta muchos deseos y curiosidad, se escuchaba mucha música de aquí. En Mallorca yo conocí la polenta y muchas cosas… platos de cocina, ropas típicas, que estaban muy de moda en España en los 80.

Con Andrés Calamaro tienen el mismo productor. ¿Nunca pensaron en hacer algo juntos?

Sí, ya lo hacemos. Como él ha grabado en la pecera de Casa Limón ahí están sus ondas golpeando las paredes cuando estoy yo cantando.

Fuente: www.terra.com.ar

26 sept. 2008

Noche tribal en Puerto Madero (Argentina) BUENOS AIRES

.
El martes cantó durante una hora para un pequeño grupo de invitados. Apareció con vestido blanco y chal negro, acompañada por su pianista. Mucho más aguerrida que en sus discos, apeló al scat, improvisando sonidos, habló lo justo y exhibió su temperamento, a tal punto que en los pasajes más enérgicos ni se hacía necesaria la amplificación. Le dedicó a José Sacristán Ay de mi primavera y a los argentinos una versión acelerada de Nostalgias. Una velada de flamenco, coplas, rancheras y jazz, con un canto impactante, prácticamente tribal.

Fuente: criticadigital.com

MUSICA: ENTREVISTA A LA CANTANTE DE FUSIONES "BUIKA"

.


Javier Limón, productor del disco, es una especie de Rey Midas de la música en España. ¿Cómo lo conociste?

Como a todas las personas importantes de mi vida a Javier lo he conocido a través de la música. Antes, a la única conocía realmente era a mi madre; la música me hizo despertar a todo lo demás, incluso a mis propios hermanos. Porque uno puede vivir con quien quiera pero puede ser totalmente ciego a las personas con las que vive.



Decías que a Limón lo habías conocido a través de la música, ¿en qué circunstancia?

No lo sé, estuve una vez en su estudio, cantando. Tengo un recuerdo de Madrid y luego en el backstage de un concierto, fue la segunda vez que lo vi. Yo quería ir a vivir a «áfrica y él me pidió que esperara un poco, que grabaríamos un disquito y luego, si no me gustaba, me podría ir.



¿Por qué querías ir a «áfrica?

Porque la música me aburría. Me aburría mi canto. En algún momento sentí que lo que estaba pasando no era la verdad y no hablo de una verdad universal, porque la verdad siempre será abstracta, sino de lo que yo sentía como verdad.



¿Javier Limón te ayudó a encontrar esa verdad?

No. Me ayudó a dejar de buscarla. ¡Esa búsqueda es una tontería es ir de un error naranja a otro amarillo! Hay que divertirse, ésa es la verdad. Javier me presentó a la diosa Mariana, mi manager y empezamos a hacer cosas súper divertidas. Nadie volvió a hablar de dinero, ni volvió a pronunciar esa palabra en mis oídos, nadie volvió a decirme nada estúpido y cada vez llegaba más gente divertida a trabajar y empecé a pasarla bien.



¿Qué dice tu madre de tu salida al mundo?

Se ríe mucho de todo. Pero no se entera de mi salida al mundo, le pasa lo mismo que a mí. Siempre fue una gran adoradora del jazz aunque escuchaba sin criterio, venía de una tribu. Para ella los músicos eran blancos haciendo cosas divertidas o africanos tocando distinto. Nunca pensó que los jazzistas americanos fueran diferentes de su gente de «áfrica: Miles Davis fue africano toda la vida. ¡Si hasta bailaba Chaicovsky en africano!



El jazz tiene una presencia importante en tu vida, ¿no?

Lo que vivo es puro jazz. Mi concepto de amar, de la amistad, es todo jazz. Nunca planeo nada, no llevo equipajes, no soy buscadora de paraísos y la única dictadura que acepto es la del sonido y la del latido.

Fuente: clarin.com

Buika mostrará su singular fusión de flamenco, jazz y música popular en el ND/Ateneo (Buenos Aires, Argentina)

.

En diálogo con Reporter, la intérprete y compositora habló del disco que hizo junto al productor Javier Limón, de sus expectativas antes de actuar para el público local y de cómo arma el repertorio de sus shows.


¿Cómo se dio esta mixtura tan particular que forma "Niña de fuego"?

Yo oigo cosas en la cabeza, que son lo que canto. Son cosas que están ahí dentro.

¿Tiene alguna forma de definir su estilo musical?

No hay estilo. Es como yo vivo las cosas, como yo las oigo y las hago. Pero no sé si hay un estilo. Hay muchos estilos en los que apoyarse para hacer tu sonido y tu música.

Más allá de que sea una de las canciones de la placa… ¿Por qué lo tituló "Niña de fuego"?

El título fue idea de Javier (Limón). A mí lo de niña me gusta porque es un sentir en el que siempre he estado. A mí esa lucha bestial y abstracta por ser mujer, abstracta también, no me pareció nada divertido y la abandoné pronto. Me gusta más la sensación que tenía de niña y soy muy fiel a seguir sintiéndome así.

¿Cómo eligió el repertorio del trabajo?

Yo reconozco que las canciones me eligen a mí más de lo que yo las elijo a ellas. Más que nada de eternas vivencias, lo que tu corazón y tu entraña sienten que es importante en ese momento de su vida. Después, cómo se arma un disco, no lo entiendo mucho. Yo hago canciones, poemas, fotos, guiones y locuras, las entrego y ellos van haciendo los discos.

¿Cómo es un show de Buika?

No lo sé, no los vi nunca, ni siquiera en vídeo. Yo (en el escenario) siento que es lo más parecido a volar que existe. Poder volar en la armonía, ser parte de ella. En cierta manera en algún momento te enfrentas a tus demonios. Es muy extraño. Me gusta mucho.

¿Las canciones que interpreta están elegidas de antemano o se deja llevar por lo que dicta el momento?

Se arma en base a la información de las personas que vienen, de la tribu, que es la que lleva la verdad. La tribu a la que los artistas que necesitan ser estrellas llaman público.

No tengo nada pautado de antemano. Hay que ser valiente. Aquí hemos venido a sentir la verdad.

¿Qué expectativas tiene sobre el público local?

Estuve cantando hacer un par de días y fue maravilloso. Este es un país con el que soñamos todos los artistas. Cuando uno llega aquí, lo hace con cierto nerviosismo. Hay algunas capitales que te dan esa sensación, Buenos Aires, París, Nueva York. Son ciudades muy destacadas culturalmente hablando. Pero ese nerviosismo te devuelve la hiel a la boca. Y es genial que pase. (Reporter)

Fuente: criticadigital.com


25 sept. 2008

Amparo - Buika: las dos caras del mestizaje español

Por Sebastián Ramos y Gabriel Plaza
De la Redacción de LA NACION

Los sonidos del planeta pueden caber en una canción. Amparo Sánchez y Concha Buika lo demuestran en su arte festivo y visceral, donde predomina la mezcla de ritmos. Una es ahijada artística de Manu Chao y la otra, de Chavela Vargas. Las dos coinciden esta semana en Buenos Aires, como muestra de esa fusión de estilos.

La historia de Buika es similar a la de muchas familias de inmigrantes africanos que llegaron a España. Su padre tuvo que irse de Guinea porque era un perseguido político y se mudaron a un barrio de Mallorca (vecindario de yonkis y gitanos), donde nació la pequeña Concha Buika. A los nueve años su padre las abandonó y su madre crió con alegría a los seis hijos. "Tuve que trabajar de todo en mi vida ?dice sin melodrama la cantante?. De niña ponía almohadillas en la Plaza de Toros. Recuerdo las tardes de domingo y el olor a sangre en el aire. También he limpiado en casas y he trabajado en una sex line. Mis compañeras tejían o leían revistas del corazón mientras jadeaban. Con ese trabajo compré mi primera guitarra".

Image and video hosting by TinyPic

La historia de Buika modeló una personalidad avasallante arriba y debajo del escenario. Su forma de cantar, a puro sentimiento, por flamenco, tango, bolero y jazz, hipnotizó a la propia Chavela Vargas (de la que dice "me hubiera gustado ser su novia") y al productor de sus discos Javier Limón (del que dice "él me excita cuando toma su guitarra"). Con tres discos ?Buika (2005), Mi niña Lola (2006) y Niña de fuego (2008)?, la cantante se transformó en la mimada del circuito world music. Ella define su arte: "Lo que hago es sacarme arañazos de adentro, vaciarme de ayeres. Se queda todo afuera, se lo queda el disco, que a él no le pesa na?".

Una interpretación orgásmica; un universo musical ecléctico, donde entran el tango "Nostalgias" o la ranchera "Volver, volver", y las declaraciones sobre su bisexualidad derritieron la objetividad de los críticos. "La influencia más fuerte que me ha regido siempre ha sido mi latido. He tenido un latido mucho más fuerte que el de mis miedos", declara, honesta. Buika no es gitana ni africana, sino una trashumante entre esos mundos. "El flamenco es el recuerdo que tengo del sonido de mi barrio cuando era niña y aprendí a cantar de chiquita. Luego me metí al jazz, que ésa es la escuela de toa la vida. Y mi mamá en casa me ponía todo tipo de música, desde lo clásico hasta lo andino, pasando por lo africano, el rock, el blues... y todo lo bailaba por africano. Es que mi mamá venía de tribus y esa cosa tribal la llevaba a no reconocer las cosas por nacionalidades."

¿Qué heredaste de lo tribal?

Sólo las buenas costumbres: el comer, el sexo, la risa, la música.

¿De allí viene tu fusión?

Yo soy una consecuencia de lo que siento. No pertenezco a los que viven militando en bandos contrarios. Yo creo que los estilos son los diferentes colores que emplean los pueblos para aprender a vivir y seguir siendo felices; pero todos en el fondo, tanto Lucho Gatica como Miles Davis, intentamos expresar lo mismo.

21 sept. 2008

BUENOS AIRES ESPERANDO LA LLEGADA DE BUIKA YA QUE SE LE HAN HECHO UNAS CUANTAS ENTREVISTAS (Nueva entrevista)

.

¿Tu madre ha sido tu primer musa?

–Mi madre es el primer amor de mujer. Ella me señalaba a mí misma en cada cosa, en cada persona, en cada animal que veíamos. Para que aprendiera a respetar, ¿no?

En tu brazo tienes tatuados unos nombres. ¿Qué son?

–Son mis diosas: mi bisabuela, mi abuela, mi madre, mi tía, mis hermanas y sobrinas. Las musas que no necesitan inspirarme. Siempre existen y, aunque la mitad ya no viva, me siguen hablando y acompañando.

Venís de una familia de mujeres muy fuertes.

–He crecido en un matriarcado muy grande, verdad. Mi bisabuela es la única mujer con apellido de mujer que yo he conocido porque no ha salido de ningún hombre. Cuando nació, su mamá la rechazó porque se le morían todos los niños, niños más fuertes y fornidos. Aunque el mal estaba en ella, no la quería. Como era muy pequeñita de tamaño, dijo: “Lleváosla, que se me va a morir”. Pero fue la única que sobrevivió. Se crió con familiares lejanos y, cuando tenía cuatro años, empezó a trabajar en las calles: iba por las casas del pueblo, le mandaban trabajos y le pagaban con comida. Así, hasta que fue creciendo y empezó a trabajar ella su finca. De esa mujer, sale toda la estirpe nuestra. Una mujer muy fuerte, que se dejó morir porque le quitaron sus tierras.

De su abuela, Buika recibió su nombre tribal, Kitailo (como se conoce, en Guinea, a Cenicienta). De su madre, el respeto y la música. Sobre ella, cuenta: “El año pasado e

mpezó filosofía en la universidad ¡y le va muy bien! Comenzó desde lo más abajo cuando mi papá se fue. Es que el desamor es el primer paso para el amor a uno mismo, ¿sabes? Por eso, ¡yo soy una gran enamorada de mí misma!”.

Pero la mayoría de las personas le teme al desamor

–El triunfo del amor vive y depende del fracaso del amor. Yo no le tengo ningún miedo. Lo que la gente teme es la sensación de dejar de reír, dejar de disfrutar. En realidad, cuando añoras, no añoras a una persona en concreto; te añoras a ti en esos momentos felices. Que se llame Paco y sea rubio, que se llame Pepe y la tenga tan larga como un elefante ¡da igual! Perder en esta vida es perder a un hijo, es perder a una madre. Que un tío o una tía se vayan, no es perder. Que te dejen es un hecho perfectamente asumible. Sentirse sola y estar acompañada, esa es la putada.

Cuando le preguntan por su sexualidad, Buika se defin

e trisexual. Y tripolar, trifásica, tridimensional... “La verdad está en la piel, no en los conceptos. Hay que dejar de teorizar acerca de que somos, que eso nos hace prisioneros de cárceles abstractas terribles. Nos hace víctimas y verdugos de nosotros mismos. Hay que ser un haciendo, no una teoría del ser ¡Ya estoy a punto de descubrir mi tercer ojo!”, dice –entre risas– y agrega: “Hay mucha tontería en el habla. Que el habla sirva para comunicar y entendernos, no para separarnos. ¿Qué es eso? Que tú eres bisexual, yo trisexual, yo maricón, maricona, yo bollero, bollera. Al fin y al cabo, cuando sientas placer, estarás a gusto. Cuando no lo sientas, no”. Tiempo atrás, la definición le valió la renta de un departamento; estaba por tomar un lugar y no quisieron dárselo. “A mí me parece muy divertido porque evidentemente no quiero alquilarle el apartamento a una persona de mente retorcida y cerrada.”

Has dicho que la música es una herida animal que duele pero no ofende.

–El arte en general. El arte es herida de animal, es una única religión legítima que existe, para la redención, para el amor, para que la vida nos siga esperanzando y todo siga bello. Uno es arte. Nosotros todos somos actores de nuestra propia película. Todos nacemos con sensibilidad para sentirlo. Lo de ver o no depende de lo que cada uno quiera despertar o en qué prisión quiera vivir. A mí me ha costado 36 años mirarme al espejo y verme a mí, reconocerme. No daría un duro por ser otra persona.

¿Siempre supiste que querías cantar?

–Siempre supe que quería estar viva. Y todo lo que se haga estando consciente de que se está haciendo, es estar vivo. Yo quería vivir.

Buika se siente bendecida, especialmente por ser madre. Su niño, de 9 años, también canta y pinta: “Es del palo cantautor, compone sobre sus rollos, sobre su amor, sus amigos. Son muy bonitas sus canciones”.

¿Y sube al escenario con vos? ¿Canta en tus recitales?

–Que no. Eso tendrá que luchárselo él.

En su primera visita a Argentina, Buika trae bajo el brazo su tercer disco, Niña de Fuego, donde el flamenco se cruza con el blues, la ranchera, el jazz y otros caos necesarios. “Encuentro que es lo mismo. Miles Davis, Aretha Franklin, Hermeto Pascoal intentan expresar lo mismo. Creo que todos somos lo mismo en el fondo, aunque no seamos iguales”, asegura la Gitana de Guinea sin bata de cola, que canta para sacarse de dentro lo que le hace daño, “recuerdos para que no sigan adentro y dejen de arañar”. Canta su historia porque cantamos lo que somos: “Si somos miedo, cantamos miedo; si somos amor, cantamos amor; si somos mentira, cantamos mentira. Yo canto de todo”.

SEGUNDO SENCILLO DEL ALBUM "NIÑA DE FUEGO" (mas info)

.

Llega el segundo sencillo de Niña de fuego, se trata del tema "No habra nadie en el mundo" compuesto por Javier Limón. En este blog ya se habia publicado la noticia con su videoclip pero ahora damos más informacion detallada:


Buika grabó el martes (5/08/2008) el clip de su segundo sencillo, No habrá nadie en el mundo, a las órdenes del catalán VÍctor Carrey (quien ha trabajado, entre otros, con Loquillo, Andrés Calamaro, Ariel Rot y Fangoria). El rodaje fue en un campo de cebada de Terrassa (Barcelona)


Buika compartió una noche en blanco (Warner music)

.

El pasado sábado, dentro del marco de “La Noche en Blanco” Buika ofreció su arte en un sentido homenaje que la comunidad de Madrid le rindió al cineasta Pedro Almodóvar.

El Matadero de Madrid sirvió de escenario para un esperadísimo homenaje al cineasta Pedro Almodóvar “Canciones para Pedro” y Buika se subió al escenario para interpretar algunas canciones de las películas del director manchego. El broche de oro vino con la interpretación de una versión muy especial del tango “Volver”.

El homenaje estuvo presidido por el Alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, que coincidió con Bibiana Fernández, Rossi de Palma, Elena Benarroch, Manuel Bandera y Mariola Fuentes, entre otros

Fuente: http://www.warnermusic.es/noticias/ficha.aspx?nIdNoticia=30

18 sept. 2008

ENTREVISTA A POCOS DIAS DE SU ESPERADA ACTUACIÓN EN BUENOS AIRES (ARGENTINA)


¿Qué significa ese título de ‘Niña de fuego’?

Es un título que se conecta mucho con la sensación que tengo sobre lo que somos todas las mujeres que nos atrevemos a vivir: unas niñas de fuego más que mujeres intentando no morir en el intento de ser mujeres.

Pensé que se debía a que deseas volver a ser niña...

Que te puedo decir de eso... Pues tal vez sí porque me he hartado de ser mujer. Tengo 36 años. Y yo, tía, en eso de ser mujer paso hasta no ver en mí lo que veo hoy en mi madre. A mí que me dejen ser niña otra vez. El ser mujer en esta sociedad es algo aburrido, porque tienes que ser la mejor en todo. Como madre, como hija, como amiga, como trabajadora, como tal, como pascual. Y encima de todo, tienes que estar monísima, siempre feliz, sin deprimirte. Y si lo haces, tienes que hacerlo con glamour y swing. Es todo un rollo, tía. A mí que me dejen ser niña, porque uno se la pasa muy bien.

Me llamó la atención la carátula del disco donde apareces desnuda. ¿Por qué desnuda?

¡Hija! Que yo no estoy desnuda, simplemente no me vestí. Y nunca me desnudaría para una carátula. Dios no me dio cuerpo para eso. Yo no quiero deprimir a la gente, yo quiero animar.

Entonces, ¿por qué decidiste ‘salir sin ropa’ en la portada de este disco?

Simplemente, porque después de escuchar los temas de las canciones sentí que no era una producción como para salir vestida.

Hay tristeza y desamor en algunos de los temas de este disco. ¿Qué pasa hoy en la vida de Buika?

Pues mucho amor. Como siempre. Amor a chorros y a unas dimensiones titánicas. Y quiero hacerte una pequeña aclaración. En la canción donde habla de desamor no hay nada de tristeza. Hay rabia, ira, melancolía, pero con la añoranza del amor hacia ti misma que se da en el desamor.

O sea que, ¿estás hoy en una situación de desamor?

No. Eso ya pasó y dio pie para este disco con el que me saqué todos esos puñales de adentro y descubrí que el desamor no es ninguna tragedia sino una solución. Es el primer paso para volver a quererte a ti misma y arreglar todo.

¿Cuánto te tomó hacer la nueva producción?

En vivirla dos años, y en contarla un par de meses.

En dos de los temas hablas de mentiras ¿De qué mentiras?

De ninguna en específico. Sólo hablo de las mentiras en general. Del engañarse a uno mismo a través de los demás y permitir que los demás se engañen a sí mismos a través de uno. De dejar que las demás personas fabriquen y destruyan sus propios fantasmas por el mal concepto que se tiene sobre el amor.

En este disco incluyes dos rancheras de tu autoría. ¿Por qué música ranchera?

Bueno, porque es un género que da para comunicar lo que se siente, y con mucho ruido.

Mezclas el jazz, el flamenco, la rumba gitana y ritmos movidos en tus melodías. ¿En qué género musical te clasificas?

Creo que pertenezco a los momentos que vivo militando en bandos contrarios. Y muy orgullosa de ello. Pero, como en la música, uno no está en bandos contrarios: la mezcla de ritmos y sonidos simplemente se debe a los diferentes lugares a los que pertenecemos.

¿Te consideras más poeta que cantante o compositora?

No. Me considero simplemente una persona libre en las artes y todo tipo de conceptos. Y no me importan las críticas porque no busco los paraísos. Uno no puede ir por el mundo intentando hacer no más cosas bonitas. Los paraísos son para los desarraigados y yo no me siento desarraigada en ningún lugar, en ningún sitio.

Te han titulado como una de las revelaciones de la copla y la música española. ¿Cómo te sientes?

Me halaga, porque sé que lo hacen con una intención bonita para hacerme sentir bien, así que lo recibo con gusto y placer.

15 sept. 2008

BUIKA PRESENTANDO ALGUNOS CANDIDATOS PARA LOS LATIN GRAMMY AWARDS

BUIKA NUEVO VIDEOCLIP "No habrá nadie en el mundo"

.
Nuevo videoclip para el gran disco NIÑA DE FUEGO. Tras "La falsa moneda" vuelve con su segundo sencillo "No habrá nadie en el mundo". El videoclip se la ve con un vestido rojo en el campo. Sin duda este disco apunta maneras tanto internacionalmente como en España. El videoclip ya esta bajado en YOUTUBE y se puede ver ya en el canal 40 Latino (tdt) que personalmente lo he visto un par de veces hoy en dicho canal.

ENTREVISTA A BUIKA PREVIA A SU ESPERADISIMO CONCIERTO EN "BUENOS AIRES"

Por Martín Pérez (pagina12.com.ar)


Cuenta la leyenda que, apenas la escuchó susurrar el tema “Ojos verdes” a capella durante una calurosa tarde en la Residencia de Estudiantes de Madrid, Chavela Vargas no pudo resistirse al hechizo de su voz. Así fue como invitó a Concha Buika a compartir con ella el escenario del Teatro Albéniz, donde tocaría esa misma noche. Pero la misma leyenda dice que, cuando la pequeña cantante mallorquí pero de ascendencia guineana se acercó al teatro, respondiendo a la invitación, la legendaria Chavela se la retiró. Dos años después de aquella anécdota, Buika asegura que aún no sabe qué fue lo que sucedió. “Me echó a lo perro”, se ríe, al teléfono desde México, escala previa en la gira que la depositará a fin de mes por primera vez en Buenos Aires. “Primero me invitó, y cuando fui me dijo que me fuera a mi casa. Pero las musas son así, y así hay que quererlas.” Si Buika se ríe de aquel recuerdo es porque el culebrón se solucionó muy rápido, ya que cuando al año siguiente visitó por primera vez el país de su musa, una Chavela embelesada aseguró, a poco de acabar su concierto en el Auditorio de México, que esa cantante era su heredera. “Es mi hija negra”, declaró entonces. “Y todo sigue así”, asegura ahora Buika. “Ella me tiene como su hija, la negrita, y yo como la que hubiera sido mi novia si no hubiese llegado demasiado tarde”, explica risueña, y asegura que no le importa saber qué fue lo que pasó entonces. “Mejor dejar todo como está. Porque si se lo pregunto, me va a volver a echar a golpes. O si ahora le digo: ‘Chavela, ¿quieres ser mi novia?’, me va a echar otra vez a los perros”, dice desde un México rendido a sus pies la cantante que ha sabido versionar una ranchera como “Volver, volver” en el fascinante Niña de fuego, último eslabón de una carrera musical flamante, pero aun así con muchas historias y muchas vueltas de camino, y en donde Buika está empezando a encontrar un lugar propio, más que merecido. Y, lo más interesante, que se augura de largo recorrido. “A los 50 quiero ser una promesa del jazz”, aventura esta pequeña gran mujer de 36 años, madre de un hijo de ocho llamado Joel, que canta coplas como Martirio sin las gafas y ni un atisbo de ironía, y tan descalza como una joven Cesaria Evora. Una cantante que, cuando le preguntan, se declara fanática de Rocío Jurado, Pat Metheny, Billie Holliday, John Coltrane y Miguel Ríos, dice que compone para no odiar y canta para no volverse loca.


¿Cuándo aparece la música en tu vida?

–Es que fue al revés: yo aparecí en la música. Estaba aquí desde antes que yo llegara.
Pero ese momento de libertad, cuando te das cuenta que eso es lo que querés hacer... ¿cuándo fue?

–No sucedió nunca. Yo no escogí, la música me eligió ella a mí. En serio: todavía hoy no me he parado a pensar en ello, y todavía no he escogido ser músico. Es una conversación que aún tengo que tener conmigo misma.


Unos tres años atrás, cuando ya había decidido dedicar por completo su estudio a su propio sello, el productor Javier Limón le decía a todo el que pasase por su casa en el barrio madrileño de Batán que había descubierto a una cantante llamada Buika. Por entonces, el sello que hospedaba su proyecto la tenía firmada, pero no sabía qué hacer con ella. Para su álbum debut, titulado simplemente con su nombre, la mallorquina había despachado cuatro productores diferentes, y desde la portada –en el que su pelo lucía envuelto con un turbante– la presentaban como una Erikah Badu española. Buika venía de ser la cantante de toda clase de proyectos musicales en Mallorca, y también le había puesto la voz a más de un hit del circuito house europeo. Después de una época de vagabundeo, que la llevó tan lejos como Las Vegas, se había instalado en Madrid pero, aunque tenía un disco en la calle, las cosas no parecían terminar de arrancar. “Me acuerdo de que por entonces yo me decía: Ay, qué bonito, me llevarán a hoteles de lujo a hacerme entrevistas”, recuerda. “Pero como me querían hacer parte de la escena hip hop terminaba entrevistada en la calle, con pingas dibujadas en la pared y mierdas de perro al lado. ¡A mí lo que me gustaba era el glamour que veía por ahí, y me metieron en eso! Cada vez que mi madre leía esas entrevistas yo le decía: no te creas nada de lo que ves.” Fue justo en ese momento que Javier Limón se cruzó con ella, y quedó flipado. Le hizo grabar un tema para su álbum debut – titulado simplemente Limón, y del que participan, además, Paco De Lucía, Calamaro, Potito, Bebo Valdés, Niño Josele y otros–, que había compuesto en Bahía, pensando en Africa, cuando estuvo por allí con Carlinhos Brown, Bebo Valdés y Fernando Trueba, durante el rodaje de El milagro de Candeal. “Lo grabó Bebo Valdés y lo cantó Buika, y cuando estaba cantándola, aquí mismo estaba sentada Africa, su mujer”, contó entonces Limón, sentado en el cómodo sillón que preside su estudio, y refiriéndose a la cantante Africa Gallego, pareja de Buika en ese entonces. “¡Y la letra parecía escrita justo para ellas dos!”, se entusiasmaba el productor. Cuando se le recuerda el momento a Buika, del otro lado del teléfono aparece otra carcajada. “Pues sí, aquella grabación fue muy especial”, confirma. “Pero todas las son”, agrega inmediatamente la cantante que decidió quedarse niña desde que se asoció con su compinche Limón, con quien grabó dos gemas discográficas como Mi niña Lola (2006) y ahora Niña de fuego (2008, y el primero en tener edición local en Argentina), dignos productos de una factoría musical que pone a la música siempre por delante.


¿Como es la historia de ese fallido primer disco? Porque en la biografía de tu site se desliza que ni cuatro productores te pudieron domar...

–No es eso. Pero es que los productores sirven para quien necesita productores. Así como los mecánicos para quien necesita un mecánico, y un cura para quien necesita redención y no tiene ganas de comerse el tarro...

¿Pero qué te querían hacer cantar? ¿Por qué tanta pelea?

–Porque a mí lo que me importa es que se imponga el sonido, que manden las canciones, no el ego de las personas. Yo no necesito que me hagas famosa ni que me vuelvas estrella. Sólo que los temas suenen bonito.

¿Cómo fue que te encontraste con Javier Limón?

–Pues yo creo que el mundo de la música y el mundo del arte es el que une a las personas, porque en realidad no tenía por qué haberlo conocido. Fue una cosa muy casual, que ni me acuerdo. Fue tan estúpida y tan efímera que ya ni importa. Pero lo que sí recuerdo es que un tiempo después nos volvimos a encontrar en el backstage de un concierto, y yo ya me iba, porque había entrado en el mundo discográfico y no lo entendía. Porque yo quiero tocar y reírme con mis amigos, pasármelo bien, y no había encontrado nada de eso. Así que le dije: “Yo paso de esto, me largo”. Y el tío me pregunta: “¿Pero no tienes un contrato firmado?” “Qué importa eso, yo cojo a mi niño y me voy p’al Africa, a pasármelo bien, a tocar y gozar.” Y él no lo entendía. Trataba de explicarme lo que eso podía significar, los problemas que me podía acarrear, pero a mí me daba igual, yo sabía que podía salir a la calle con una guitarra y ganarme el pan para mi hijo. Así que me dijo: “Bueno, espérate. Vamos a hacer un disquito, y si no te gusta, pues entonces ya está. Pero al menos dame la oportunidad de enseñarte este otro lado de la música, que está de puta madre”. Así que entonces entré ahí... ¡y nos hicimos amantes pa’los restos!”.



La historia oficial de María Concepción Balboa Buika asegura que nació en Mallorca en 1972, hija de padres que venían escapando de Guinea Ecuatorial. “Mi madre no era ni siquiera de pueblo, sino de tribu, y mi padre era exiliado político. Era escritor y trabajaba en un banco, y cuando yo tenía nueve años se fue de casa para no volver”, dice Buika, y no parece lamentarlo ni un segundo, ni demorarse en un solo reclamo al contar su historia. “Es que no acostumbro a practicar el dramatismo en la vida”, explica. “Y no me creo a las mujeres, o a las hembras, débiles. Son una especie que en la naturaleza no existe.” Una de las tantas historias que circulan alrededor de su infancia cuenta que su padre intentó adoctrinar a seis hijos, tres varones y tres mujeres, haciéndoles ver la serie Raíces cuando se exhibió en la televisión española. “Fue una cosa muy cómica”, recuerda Buika. “Nosotros estábamos durmiendo, porque la serie se exhibía en el horario de protección al menor. Pero mi padre entró todo exaltado a nuestra habitación, y nos hizo despertarnos, nos llevó al living, y nos echó todo un discurso. ‘Ahora veréis lo que son los blancos’, nos decía. ‘En esta vida, aunque hagáis amigos, tened siempre en cuenta las imágenes que vais a ver ahora’.”


Supongo que no te habrás olvidado de lo que viste...

–¡Qué va! Mi padre nos pegaba mucho y era nuestro terror cuando entraba en casa. No entendía que, una vez que te han pegado, pierdes el respeto: todo lo que te diga te da igual.



A diferencia de cuando habla de su padre, la voz de Buika se suaviza cuando recuerda a su madre. A la que menciona cuando se le pregunta por otra de las historias que jalonan su extraña biografía: la del viento que la dejó en Las Vegas de noviembre del 2000 a marzo del 2001, donde trabajó en los casinos The Luxor, Harrah’s y Gold Coast imitando a Tina Turner y The Supremes. “Nunca había estado en un lugar tan deshumanizado. Vivía en un barrio en el que mi vecina estaba embarazada de gemelos y vendía crack. Y los tiroteos en mi barrio eran continuos. No entendía nada del entorno, absolutamente nada. Todo era como un sueño de Kafka. Pero era un mal sueño del que uno puede disfrutar.”
¿Cómo fue que llegaste hasta ahí?

–La verdad es que ya no sé por qué. ¿Sabés lo que pasa? Es que como mis padres vienen desde tan lejos, entonces a mí el mundo me parece un garbanzo. No tengo miedo, y cuando dejas de temerte a ti o a lo que te pueda pasar, dejas de temerle al mundo y a las demás personas, porque te ves en todo el mundo y en todos. Recuerdo cuando era niña, que mi mamá en la calle nos decía: “¿Ves ese perro que está ahí?, pues tú eres ese perro. ¿Ves esa gorda que está a punto de cruzar el semáforo?, tú eres esa gorda”. ¿Entendés lo que te quiero decir? Mi madre era muy especial, y nos recordaba que éramos todos los demás, tanto para lo horrible como para lo divino. Así que al fin y al cabo no tienes miedo porque, vayas donde vayas, siempre te encontrarás entre nosotros.


¿Todavía podés cantar una canción de Tina Turner?

–¡Por supuesto! Me las sé todas. Para mí Tina siempre fue una musa venerada.

Apenas atiende el teléfono en la mañana de México, se le pregunta a Buika dónde está y qué es lo que alcanza a ver. “Si te digo lo que estoy mirando en este momento voy a ser muy grosera”, advierte entre mohínes y risas ahogadas. Pero finalmente lo dice: “Estoy mirando el culo de mi chico”, anuncia, y se parte de risa. Y la confesión encaja perfectamente con otra de las características públicas de esta cantante sincera y desprejuiciada hasta la polémica. Además de declararse como una abierta defensora del consumo de cannabis (“Los porros me salvaron la vida, porque soy ansiosa y compulsiva”, le dijo al diario El País. “Me decía el médico que, para la ansiedad, tomara Lexatín. Pero no, un porrito es mucho mejor”), y negarse a condenar la circulación de música por Internet (“Sé que mi discográfica me va a matar, pero no puedo negar quién soy: quien pueda comprar los discos, que los compre, pero quien no pueda comprarlos, que también tenga la posibilidad de disfrutarlos”), una declaración contundente sobre su sexualidad –en la época en que convivía junto al padre de su hijo y también con Africa– pasó casi a la historia del periodismo español cuando se declaró trisexual, trifásica y tridimensional... ¡y esa declaración la utilizó el dueño de un departamento como excusa para negarse a alquilárselo!

–Fue algo curiosísimo. Lo cómico es que ellos no me quisieron alquilar el piso citando mi declaración, pero el asunto es que yo nunca querría alquilarle un piso a una persona que piense así. Estoy seguro que sufriría más yo que ellos.


¿Y cómo sigue tu trisexualidad?

–Pues que soy eso: trisexual, trifásica y tridimensional.

¿Cómo es eso?

–Simplemente que fue primero que se me ocurrió responderle a una periodista que insistía en preguntarme si yo era lesbiana, o bisexual, o heterosexual, o qué sé yo qué. Y yo le respondí eso porque no creo en esas gilipolleces. Yo creo que la verdad está en la piel y no en los conceptos. Somos muy valientes a la hora de teorizar al respecto, pero no nos damos cuenta que con esas teorías nos estamos encerrando. Es muy peligroso esto de que te pregunten cómo eres, y que el tipo salte y diga que yo soy así y asá. ¡Y tú qué sabes cómo eres! Estás viviendo, así que ya verás. Cuéntalo cuando ya estés al borde de la muerte, porque si dices yo soy así y tal, te estás encerrando en una jaula, y el día que de repente estés por delante de algo que vaya en contra de lo que has dicho y que te apetezca, no podrás hacerlo.


Menuda, de ojos grandes y de piel azabache, así es como describen a Buika quienes la han visto en persona. Y también dicen que, cuando se sube a un escenario, se transforma en una deidad africana. Lo que cuentan los dos discos que grabó con Limón, que la transformaron –sobre todo el primero– en una estrella dentro de la escena musical española y le permiten viajar cada vez más por el mundo, es la historia de una cantante que hace lo suyo con una libertad envidiable. Concha Buika es de esas mujeres que abren la boca y uno lo sabe inmediatamente: nacieron para cantar. Y no importa qué. Todo tendrá su sello, y todo al mismo tiempo será siempre más grande que ella. “Es verdad, soy pequeña de cuerpo”, confirma Buika desde su cuarto de hotel, cuando su chico hace tiempo que se ha aburrido y se ha ido. “Pero yo pienso que, de verdad: piedra pequeña, por favor, piedra pequeña. Un universo enorme, per se, dentro de ella. Pero no esas piedras gigantescas que necesitan mil millones de piedras para convertirse en montañas gigantes. Nada de eso. Mejor piedra pequeña, rodante, independiente.”



Además del tema propio –y casi un himno– “Jodida pero contenta”, Buika ha repetido otro tema al pasar de su fallido debut al primer disco con Javier Limón: “Nostalgias”, de Cobián y Enrique Cadícamo. “Así es”, confirma divertida. “Lo aprendí de mi madre, que lo bailaba africano. Cuando llegó a España, mi madre no entendía de tribus urbanas ni de nada, así que todo lo oía por igual. Así nos enseñó, que no había diferencia entre unas cosas y las otras. ¿Sabes? Notas musicales, sostenidos, bemoles, mil años de historia y tu propia capacidad de redención. Y de contarlo, ¿no?”.


El lugar del garbanzo desde el que te estoy hablando se llama Buenos Aires... ¿Sabés algo de Buenos Aires?

–Uf, sé muchas cosas. Sé que conjuga el cielo y el infierno en el mismo sitio. Sé que son de entraña. Sí, Buenos Aires es una ciudad de entraña, en la que se puede vivir con un alfiler en la lengua o con una plumilla en la lengua de abajo.


¿Y qué vamos a escuchar de vos?

–Pues lo vais a escuchar todo: mi estómago, mis tetas, mi nuca, mi frente, mi boca, mis rodillas, mis pies. Todo el repertorio de este disco, un poquito del anterior y las historias que me traigáis, que os voy a robar. Con ésas me iré, y si las devuelvo en forma de canción es para deciros que os he estado escuchando.

En la foto de portada de Niña de fuego se puede ver que tenés una sucesión de nombres tatuados en el hombro izquierdo... ¿Quiénes son?

–Son los nombres de mi bisabuela, mi abuela, mi tía, mi madre, mis hermanas y mis sobrinas. Son mis diosas, y las llevo conmigo siempre.

¿Y en el otro hombro?

–En el otro hombro, por ahora, lo que llevo son los golpes. Para eso sirve.

13 sept. 2008

BUIKA EN LA NOCHE EN BLANCO, (Madrid) - (13/sep/2008)

Madrid está preparada para recibir una nueva edición de La noche en blanco. Por tercer año consecutivo, la capital permanecerá despierta durante toda la noche para celebrar una cita con la cultura, que en esta ocasión tiene un arranque de lujo con el homenaje a uno de los cineastas españoles más universales: Pedro Almodóvar. A partir de las 21.30 horas de hoy, en Matadero Madrid, tendrá lugar el espectáculo “Canciones para Pedro”. La Orquesta de Radio Televisión Española interpretará las bandas sonoras de algunas de las películas más representativas del cineasta manchego, todas ellas compuestas por Alberto Iglesias y adaptadas para este homenaje por el propio músico. En la segunda parte del espectáculo, se sumarán "CONCHA BUIKA", Miguel Poveda y Eva Yerbabuena.
Image and video hosting by TinyPic

ENTREVISTA PREVIA A SU GRAN NOMINACION DE LOS GRAMMYS LATINOS COMO MEJOR ALBUM DEL AÑO 2008 (hay queda eso)

.
David Dorantes [La Vibra de Houston] Copyright 2008 La Vibra (chron.com)

“Mi mama (lo dice así sin acento) me dijo: ‘Oye, tú que cantas, ahí hay un bar en el que pagan por cantar blues’. Le dije a mi mama: ‘Si pagan por cantar, yo canto lo que sea (...) me subí al escenario y ya nunca más me pude bajar”, dice Concha Buika, su verdadero nombre, desde la Ciudad de México.

“Casi todos en mi familia cantamos siempre en casa, pero nunca tenemos en cuenta pensar en el dinero. El canto estaba conmigo desde antes que naciera; mi canto me estaba esperando a mí. Yo estudiaba bajo y batería, pero cantar ante un público lo hice hasta aquel día”, aclara Buika entre risas al recordar la historia.

Image and video hosting by TinyPic

Pese a que Buika es una española de ascendencia africana que canta en una mezcla musical de diferentes continentes, el tema de la fusión entre culturas y nacionalidades que hay en ella no es algo de lo que le apasione hablar.

“No entiendo cuando me dicen que los seres humanos somos de culturas distintas. Cuando tu pareja te hiere ¿acaso no te duele igual que a mí que soy de otro lugar? Nuestra cultura es nuestro sentir y nuestro aprender a vivir. Somos todos lo mismo. Dejemos de separarnos tanto que nos vamos a volver locos ¡Puñ…!”, exclama con voz enérgica, para pasar la página hacia otro tema.

En su nuevo disco Buika interpreta 11 temas que, fiel a su estilo ecléctico, van de la copla tradicional española (La falsa moneda) hasta rancheras (Volver, volver) pero pasados por el tamiz de la fusión entre el flamenco, jazz, blues y bolero.

El disco fue producido por el guitarrista español Javier Limón quien, entre muchos otros, fue el productor del disco Lágrimas negras del cantante español de flamenco Diego El Cigala y el pianista cubano Dionisio Emilio Bebo Valdés.

“Grabé Volver, volver por varias razones. Necesito con fuerza que escuchéis que somos (españoles y mexicanos) pueblos hermanos. Adoro México desde África. Yo no puedo cantar rancheras (como los mexicanos), es evidente, pero es que es tan bonito eso de ir a un pueblo y decirle que desde África se os escucha y se os quiere”, explica Buika con la misma voz emocionada que parece no abandonarla.

Pero ¿por qué esa canción y no cualquier otra ranchera mexicana?

“Las canciones te escogen, no soy responsable de ser tan débil a ellas. En mi caso fue por la experiencia de haberlo vivido (...) yo no canto mentiras, sólo canto lo que siento y lo que he sentido. Lo que sé que es cierto o por lo menos lo que a mí me parece cierto”, ahonda, ahora con una voz ronca y apagada, apenas audible.

Suena extraño escuchar a Buika afirmar que solamente canta verdades cuando en su disco una de las palabras más recurrentes es precisamente la de “mentira”. Tan frecuente que incluso es el título de una canción, (Miénteme bien autoría de Buika), un tema de entrega y decepción amorosa.

“Todo en la vida está sustentado sobre las mentiras y sobre verdades que en realidad son mentiras. Es evidente que vivimos en un mundo que se ha formado y se rige detrás de la mentira, en lugar de la verdad. La mentira es algo con lo que el ser humano se ha hecho a sí mismo, desafortunadamente”, explica con pesadumbre en la voz.

¿Entonces la música y las canciones también están montadas sobre mentiras?

“¡No, no! El arte es la única religión legítima que existe para la redención y la supervivencia del ser humano. De hecho todas las religiones se apoyan en el arte para poder sobrevivir”, asegura la española con voz firme e intensa, que sube de volumen cuando un tema la apasiona.

En la portada del disco Niña de fuego Buika aparece desnuda, dando la espalda al espectador, con el brazo izquierdo cayéndole lánguido sobre un muslo para cubrirse discretamente el pecho mientras su rostro se gira levemente cubierto por su melena de pelo negro encendido.

“No me he desnudado, simplemente no me vestí. Es muy distinto el mensaje de una persona que viene a hablarte y se desnuda que el de una persona que viene a hablarte sin vestirse. Quien se desnuda tiene la necesidad de enseñar su cuerpo, quien no se viste tiene la necesidad de que no le disfraces”, reflexiona Buika, otra vez con la voz suave y casi apagada.

Hablando de mensajes, otra palabra recurrente en las canciones de su nuevo álbum es fuego ya que, además de estar en el tema que da título al disco, aparece en otras dos canciones.

“El fuego es muy importante para mí. Es la posibilidad de calor, de vida, de todo. ¡El fuego, el sol, la luz! El fuego es el auténtico Dios. Venga de donde venga, el fuego produce luz”, dice la cantante ya con franco alborozo en la voz.

Sin embargo, matiza, ese fuego no tiene valor si no hay quién reciba su calor. Y en ese sentido hace una rápida conexión con la música.

“La música, en realidad, es un contenedor vacío. Toma forma hasta en el momento mismo en que entra en ti. Tú lo llenas con tus recuerdos, con tus historias, con todo tú. La música no significa nada si nadie la oye, igual que los atajos se esconden si nadie los camina”, finaliza la artista.

11 sept. 2008

BUIKA CANDIDATA PARA LOS GRAMMYS LATINOS

.



La cantante de copla Concha Buika, el grupo andaluz Chambao, la pequeña de los Flores, Rosario, y los eternos adolescentes Hombres G son algunos de los representantes de la música española en la novena edición de los Grammy Latino, dominados por la música hispanoamericana.
En la lista de candidatos que se ha hecho pública, Concha Buika es la única artista española que opta a un premio general, sin especificar género musical, ya que su tercer trabajo de coplas, "Niña de fuego", opta al Grammy Latino al mejor álbum del año, además de posicionar a su productor, Javier Limón, como finalista en su categoría.
Junto a Limón, para el galardón al mejor productor figuran también como candidatos Alejandro Acosta, Bob Benozzo y Roberto Cantero por "Con otro aire", el último disco de la formación andaluza Chambao, que coloca su tema "Papeles mojados", escrita por la vocalista del grupo, La Mari, para el premio a la mejor canción alternativa.

SIN DUDA UN GRAN NOTICIÓN. LO MEJOR QUE HA SIDO SIN BUSCARLO. SI ESQUE BUIKA VALE UN MONTON. OJALA QUE GANE...

LA CANTANTE SUSPENDE UN CONCIERTO, EEUU impide a dos músicos cubanos de Concha Buika entrar en el país

MANUEL AGUILERA CRISTÓBAL

MIAMI.- La noche del martes no pudo actuar en Miami pero, unas horas después, Concha Buika vivió en directo su nominación a los Grammy Latinos en Los Ángeles. Las autoridades migratorias de EEUU le habían dado un disgusto a la artista en los días previos a recibir esta buena noticia.



La artista tenía previsto dar un concierto en Miami, el martes 9 de septiembre por la noche, en el Gusman Theater de Miami pero la negativa de autorizar el visado a dos miembros de su grupo ha obligado a los organizadores a suspender el concierto.

Dos de los miembros del elenco de Buika son originarios de Cuba, el pianista Iván González Lewis 'Melón' y el batería Horacio 'El Negro Hernández', y es ahí, donde según Gene de Sousa, director de Desarrollo de The Rhythm Foundation, ha radicado el problema. "Es una lástima porque nosotros llevamos 20 años organizando estos conciertos y nunca habíamos tenido ningún problema. Habíamos presentado toda la documentación a tiempo y en regla".

Concha Buika y su grupo actuaron el pasado 5 y 6 de septiembre en el Lunario del Auditorium de Ciudad de México. Tenían previsto volar a Miami al día siguiente pero cuando se enteraron que ni 'Melón' ni el 'Negro Hernández' podían entrar en el país decidieron suspender el viaje.

Los responsables de The Rhythm Foundation llevaban semanas anunciando el único concierto en EEUU de "la nueva sensación española, gitana africana de Palma de Mallorca" pero ahora se han visto obligados a suspenderlo.

Todas las entradas estaban vendidas. A todos aquellos que lo soliciten se les devolverá el dinero. La segunda opción es mantener la reserva para un posible concierto, en el mes de enero, si los músicos cubanos de la artista consiguen el visado de las autoridades norteamericanas.

LA VERDAD QUE ES UNA PENA LO QUE LES HAN SUCEDIDO YA QUE LOS AFECTADOS SON FANS Y SEGUDORES DEL ARTE DE BUIKA. ESPERAMOS QUE PARA ENERO SE PUEDA PRODUCIR DICHO CONCIERTO. Buika la mejor Alvaro A

7 sept. 2008

CRONICA DEL CONCIERTO DE BUIKA EL DIAS 6/SEP/2008 EN MEXICO (LUNARIO DEL AUDITORIO NACIONAL DE MEXICO D.F)

Image and video hosting by TinyPic

La cantante española Biuka se adueñó del escenario con su música, una mezcla de flamenco, soul, jazz, funk y coplas, pero demostró que también sabe cantar bien las rancheras, pues al interpretar "Volver, volver" los gritos cimbraron el lugar y de pronto llevó el ambiente de Garibaldi al Lunario del Auditorio Nacional.

El aguacero que desquició este viernes el tránsito en la capital del país no impidió que la gente arribara al recinto de Reforma y vibrara a lo largo de hora y media con el arte de la mallorquina.
A las 22:15 horas Biuka apareció en el escenario luciendo un entallado vestido de color marfil con negro en uno de los costados, con una abertura en la entrepierna, lo que dejó ver un par de muslos que arrancaron suspiros.

Tras la presentación de rigor de Iván, su pianista, y Rafa, su tecladista, la artista inició el "show" mediante el cual transportó a los asistentes a un viaje musical con cada uno de sus temas, todos con un mensaje letrístico diverso que fue gozado intensamente.

Biuka lleva a sus admiradores de una apacible interpretación con el sabor del flamenco, a un sendero del jazz, pasando por las coplas y luego por el funk, agregando lo ranchero, con lo que demuestra que la música mexicana se disfruta en todo el mundo.

La española, admiradora de Chavela Vargas, juega en el escenario, se apropia de voluntades, se da el lujo de tomar su cámara fotográfica y captar una, dos y hasta tres fotos a su pianista desde distintos ángulos.

Concha Buika, su nombre real, repite la acción una y otra vez, lleva la botella de agua a sus labios para mitigar un poco la sed que le provoca ese frenesí que desarolla en el Lunario.
"La falsa moneda", el sencillo de su nueva producción discográfica, le sirve de pretexto para comenzar el ritual.

Luego vienen "Ay de mi primavera", "Mi niña Lola" y "Arboles de agua", hasta llegar a la sorpresa: "Volver, volver", del maestro Fernando Z. Maldonado, que acá en México el cantante Vicente Fernández ha convertido en un himno.


Biuka la interpreta desgarrándose en el escenario, con esa fuerza vocal que cautiva, que arrolla y motiva a echar un grito en todos los rincones del lugar, orillando a la gente "nice" a despojarse de toda formalidad.

La española no sólo es una artista "diferente", sino que además de entregarse en cada interpretación hace lo que quiere cuando está cantando. Llama la atención con esa candente silueta que roba las miradas de los varones y cada movimiento de caderas hace palpitar los corazones a ritmo acelerado.

Causa lo mismo ese brazo tatuado con palabras y nombres que, según ha dicho, le dan suerte, con una caligrafía de esas que ya no existen.

Durante su periplo musical también caben otros temas como "Culpa mía", "Miénteme bien" (ranchera, escrita por Biuka),"Mi niña Lola" (su anterior álbum), "Niña de fuego", su más reciente CD, "Nadie cambia el mundo" y "Nostalgia", para cerrar el concierto con "Mentirosa".
La española, quien tendrá hoy una segunda presentación, dedica en varias ocasiones sus temas a los padres que saben que lo son y a aquellos que no saben que son, así como a las mujeres, a su madre, a los mentirosos, a los que pide que le "mientan bien", así como el título de uno de sus melodías.

En fin, Biuka solicita que no le pidan que no se vaya del escenario y tampoco del país, porque dice que México le ha entrado en la sangre, ha penetrado su corazón lo suficiente como para quedarse para siempre.

CRONICA EXTRAIDA DE: (senderodelpeje.com)

(Si tienes alguna cronica o fotos de su PASO en Mexico de Buika y quieres que se publiquen en este blog envianosla a conchabuika_web@hotmail.es o se tu mismo y publicalo en el FORO en el apartado ¿HAS VISTO A BUIKA?)

6 sept. 2008

"Me impresiona México por lo que veo, porque me estoy quedando alucinada con todo; cada vez que vengo me quedo igual porque es un País fascinante.

Brenda Molina
Agencia Reforma
MÉXICO, DF,
www.noticias-oax.com.mx

En México, Buika ha visto no sólo a un País hermano a su cultura española, sino también un sitio lleno de luz y esperanza que le deja en cada visita una experiencia nueva, llena de arte, las cual terminan por convertirse en parte de su trabajo.

"Me impresiona México por lo que veo, porque me estoy quedando alucinada con todo; cada vez que vengo me quedo igual porque es un País fascinante. Cuando vengo no paro, no estoy ni un minuto en la habitación. Me voy por todas partes, tomo fotografías, pregunto, quiero saber", expresó la cantante el lunes, durante un paseo que realizó por la exposición de Leonora Carrington, en Chapultepec, acompañada por Gente!

"Me contaron tantas cosas acerca de la fiesta de los muertos, acerca de el callejón del beso. Me encantaría (venir en fechas festivas) para poder realmente quedármelo, robármelo, llevármelo para España y contarlo".

Antes de adentrarse a la obra de la escultora, la cantante se dio tiempo para ver también el Tláloc que se encuentra afuera del Museo de Antropología, así como la explanada de éste, para después conocer un poco más de Carrington y su trabajo, el cual le pareció muy interesante.

Image and video hosting by TinyPic

Esta es la segunda ocasión que la cantautora está en el País, después de que el año pasado se presentara en el Lunario, lugar en donde volverá a cantar este viernes y sábado.

Para la española no hay escenarios, no hay públicos, sólo ella con su gente y el arte.

"Es mi tribu; yo soy parte de esa tribu, no me impresiona en lo más mínimo verlos. Cuando salgo me encuentro con mi peña, ahí siempre somos los mismos, los que nos gusta la música. Estés en Rusia, Pekín o Japón o la cocina de tu casa con tu mamá, eso es también un buen escenario.

"Para mí, mirar hacia delante y decir éste es mi público, ésta es mi audiencia, me parece de una prepotencia y de un ego y de una estupidez brutal", comentó.

Tampoco busca causar un efecto específico en la gente que va a verla, ya que esa no es su responsabilidad como artista.

"No me puedo hacer responsable de lo que hago sentir. Al fin y al cabo, compongo para que las cosas no me arañen dentro y las canto para no volverme loca".

"No tiene nada que ver con intentar que la gente escuche. Utilizo el arte como la única religión legítima que para mi existe y sirve para la redención de las personas. No busco otra cosa".

Es por eso que en lugar de planear lo que hará en el escenario, la originaria de Palma de Mallorca deja que todo fluya de acuerdo a la reacción de las personas que asisten a verla.

Como invitados, Buika contará en sus shows con la compañía de Iván "Melón" González, en el piano, y el baterista Horacio "El Negro" Hernández.

Qué. Buika en concierto
Dónde. Lunario
Cuándo. 6 de septiembre
Precio. De 450 a 600 pesos

LA NOCHE BLANCA CADA VEZ MAS CERCA "HOMENAJE A PEDRO ALMODOVAR"

Concha Buika, Miguel Poveda, Eva Yerbabuena, Javier Limón, Sol y Alberto Iglesias, con la participación de la Orquesta de RTVE, serán los encargados de llevar a cabo el tributo, creado con la colaboración del propio director manchego, y que tendrá lugar en el Matadero Madrid.

Image and video hosting by TinyPic

La Noche Blanca será el:

13 septiembre 2008
Madrid
Noche en Blanco. Homenaje a Pedro Almodóvar. TBC

5 sept. 2008

BUIKA EN MEXICO HOY Y MAÑANA

Image and video hosting by TinyPic

BUIKA La niña de fuego

BUIKA "Llegar a ti" (tema exclusivo)

BUIKA "La bohemia" (tema exclusivo)

BUIKA HOY Y MAÑANA EN MEXICO

BUIKA HOY EN MEXICO EN EL LUNARIO DEL AUDITORIO NACIONAL DE MEXICO D.F A LAS 22:00 (5/09/2008)

TAMBIEN MAÑANA (6/09/2008) ACTUARÁ EN EL MISMO LUGAR A LAS 22:00 COMPRA LAS ENTRADAS EN:
http://www.ticketmaster.com.mx/Buika-Nina-de-Fuego-boletos/artist/1237299

Image and video hosting by TinyPic